Dos amigas comparten su polla para mamarla sin parar

Visto 492 veces
67%
1
Estos tres amigos se quedaron dormidos juntos después de una fiesta salvaje. Ahora, apenas recuerdan lo que hicieron la noche anterior, pero se sienten completamente predispuestos a olvidar las inhibiciones de la amistad, dejar que sus hormonas tomen el control y gastar toda la energía que tienen en una increíble sesión de sexo intenso e inolvidable. Igualmente, antes de hacer cualquier actividad, las dos mujeres van a tomar una ducha para refrescarse un poco y quedar listas para que su amigo haga lo que desee con ellas. Y, debemos reconocerlo, probablemente estas dos guarras hayan estado jugando un poco entre ellas mientras se duchaban desnudas bajo el agua caliente. Cuando regresan a la habitación, cada una de las mujeres está cubierta por una toalla pero se las quitan y se quedan completamente desnudas ante un pedido de su amigo. Se nota que las chicas no quieren decepcionarlo y que cumplirán todos sus deseos y fantasías.

Su polla está tan dura que no puede contenerse más

La rubia comienza a hacerle una paja y, segundos más tardes, ya se encuentra chupando la cabeza de su pene. Pronto, cambia de lugar con la otra jovencita, quien le chupa toda la polla y se la acaricia con gran habilidad mientras la rubia se entretiene con el culo de la mujer tatuada. Mientras ella sigue haciéndole la mejor paja de su vida a su amigo, la rubia no puede evitar acercarse para aprender de la técnica y la experiencia de la mujer con los tatuajes. Igualmente, son ambas quienes están embobadas por la maravillosa polla que tienen ante ellas y que se erige dura y llena de leche, a punto de explotar. Lo único que falta es que estas dos jovencitas se preparen para la inminente follada salvaje que les espera porque su amigo ya no puede contener la desesperación por meter su polla en sus coños.