Una empleada que tiene que mamar huevo para que no la despidan

Visto 536 veces
%
0
Una muchacha que fue despedida por su jefe por razone injustificada se va de la oficina muy deprimida, de pronto entra de nuevo a la oficina y le dice que ella no entiende por qué la despide, pero que ella le va a demostrar que si sirve. La chica se saca las tetas grandes y los pezones duros y parado, el jefe se le queda mirando sin palabras y ella se le acerca y le pone las tetas en la cara. Ella se levanta la falda y le enseña el culo, el sede y le empieza a dar nalgadas, diciéndole que le gusta ese culo para meterle el huevo erecto que ya lo tiene lleno de leche. Ella se monta encima del escritorio con las piernas abiertas y el coño bien brotada, el ya no puede más y le empieza a pasar la lengua por el coño se la chupa y le lame el clítoris.

La chica está demasiado excitada gime al sentir la lengua de su jefe en el coño.

El después de chuparle el coño  se saca el huevo erecto y largo y la penetra, los gemidos y los gritos de la chica no dejan de escucharse el jefe está muy erecto, fallándose a su empleada. Él se desnuda y ella se le monta encima disfrutando el huevo erecto de su jefe, se balancea encima de él sintiendo placer, él le dice que le gusta sentir el coño de ella  en su huevo. De pronto llega el otro jefe y le mete el huevo por el culo, mientras ella está montada encima de su jefe. Los dos se la follan uno por el culo y el otro por el coño, ella se siente feliz al disfrutarse el huevo grueso de los dos jefes. Los dos se la follan en diferentes posiciones ella disfruta de los penes erectos de los machos que se la follan. Ella le mama el huevo y se traga toda la leche espesa que tienen.