Un maduro la ayuda a masturbarse y llegar al clímax

Visto 970 veces
87%
3
Esta estudiante japonesa recién está comenzando a descubrir su sexualidad y su novio se aprovecha de eso para forzarla a hacer cosas que, de otra forma, no aceptaría. Pero para engañar a la jovencita y que ella le permita follársela, el hombre tiene que ser tan dulce como puede. Por eso es que siempre comienza sus folladas con una gran sesión de besos que terminará haciendo que el coño de la morocha esté empapado por la expectativa, la excitación y la incertidumbre de no saber cómo se la follará ahora, porque cada día con él es una nueva sorpresa.

Acaricia cada centímetro de su cuerpo

En un principio, el hombre se entretiene con las dos tetas de la morocha, las cuales acaricia y aprieta por varios minutos. Pero luego, él necesita más contacto y, por eso, levanta la pollera de la guarra y empieza a acariciar su coño por encima de su ropa interior, haciendo que la jovencita se retuerza del placer sin descanso y no pueda parar de gemir y jadear como una auténtica y experimentada estrella porno. Cuando ella ya está excitada, aprovecha para quitarle la tanga que está usando y observa su coño dilatado para, tras unos segundos, comenzar a chuparlo y comérselo mientras que hunde su lengua ansiosa en él. La guarra parece que está disfrutando enormemente y se convertirá en la envidia de muchas jovencitas, porque todas desearían que un adulto igual de atento y caliente se dedicara a enseñarles como masturbarse para llegar a un orgasmo intenso e inolvidable. Por suerte, ella se decidió a subir el vídeo a Cumlouder para que, al menos, las otras adolescentes puedan sacar ideas y ponerse manos a la obra, masturbándose hasta el agotamiento y logrando llegar al clímax una gran infinidad de veces... porque siempre se puede sentir más placer.