Mucama y patrona suben la temperatura de toda la casa

Votos: 1
Compartir

Estas dos mujeres nos asombran cuando le dan un giro interesante y caliente a su relación laboral. En tan solo unos minutos de lujuria y desenfreno, suben la temperatura de toda la casa.

La patrona sorprende a su mucama desnuda en la habitación. De improvisto, la acorrala contra la pared y la besa con brusquedad y desesperación. Pero no se detiene ahí. A continuación, le levanta el ambo y estimula su vagina con una mano muy habilidosa y con años de práctica. Tan solo unos segundos después, la mucama comienza a gemir incontrolablemente. Ahora ambas se encuentran desnudas y listas para satisfacer sus deseos más carnales.

La patrona le mete los dedos en la vagina y estimula su clítoris. La mucama decide devolverle un poco del placer que está sintiendo y la obliga a pararse contra la pared para comenzar a besar su ano y no se detiene, ni siquiera cuando el esposo de su patrona las interrumpe.

Pero las dos mujeres tienen demasiada energía y calentura como para conformarme con esto. La mucama se recuesta en el suelo y le entrega el culo como la guarra que es para que lama cada centímetro de él y entierre su cara entre sus cachetes mientras chupa su ano.

El frotamiento vaginal es la culminación de tanta calentura

Por si todo lo anterior fuera poco, cuando el placer está llegando al máximo, las mujeres comienzan a frotar sus vaginas, de esta forma la estimulación es mutua y mucho más intensa y carnal. Y con esta demostración de pasión, las mujeres terminan gritando por el placer y la excitación que sienten.

Finalmente, para llegar al clímax, cada una estimula su propio clítoris mientras sus cuerpos siguen en contacto. Pero, cuando están a punto de correrse y dejar que toda su leche salga de sus cuerpos, el esposo de la patrona las interrumpe y baja unos grados la temperatura… aunque no logra apagar la llama de la pasión de ambas mujeres.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información Cerrar