Sadomasoquismo con una negra africana

Visto 814 veces
17%
5
El safari de sexo es uno de los atractivos más importantes en África y ofrece recuersos inolvidables para todos los hombres que se atrevan a experimentarlo. No solo se trata de follarse a una negra sino también de hacerlo al aire libre y expuesto a los ojos del público. En un principio, la negra es esposada a un árbol y recibe el aviso de que, cada vez que se mueva, el hombre la golpeará con una bara. Tras esta advertencia, le quita el vestido que tiene, levanta su sujetador para dejar completamente al descubierto sus tetas y le coloca unas cadenas sujetas a sus pezones. Pero esto no es suficiente para este amante del sadomasoquismo. El hombre blanco saca una fusta y comienza a darle suaves golpes en las piernas y en su concha que, probablemente, ya se encuentre empapada por la excitación y el placer. Por suerte, el hombre se compadece de las necesidades de esta negra y, tras lamer su propia mano, estimula su coño. Pero, tras esto, el hombre la castiga por no quedarse quieta y, después de quitarle la ropa interior, le da unos buenos latigazos en el culo.

Ama el culo redondo y duro de la negra

El hombre no puede resisitirse a refregar su polla contra el culo de esta mujer y, posteriormente, a meterle un dedo en el coño y meterlo y sacarlo con rudeza ni a peyiscarle el coño. Tras esto y sin ninguna otra preparación, la penetra con rudeza y se mueve con bestialidad y sin ningún cuidado. Tras esto, obliga a la negra a ponerse de rodillas en el piso y a lamerle la polla interminablemente, indicándole él el ritmo que debe seguir y cómo debe hacer la mamada en cada momento. Y este es solo el comienzo del vídeo de este hombre fetichista y su esclava sexual, quien no puede negarse a ninguno de sus pedidos.