Sesión de bondage con masajista controladora

Visto 292 veces
86%
1
Esta masajista lleva años dedicándose a trabajar solamente con hombre, porque sabe que con ellos es más probable que consiga propinas mucho más importantes, particularmente si les hace algún servicio extra como una espectacular mamada o permitir que tengan sexo anal con ella. En un principio, ella lo hacía solamente por el dinero pero, con el pasar del tiempo, fue agarrándole cada vez más gusto al sexo y ahora se convirtió en toda una adicta que no puede pasar un día sin ser follada.

A él le va el rol de sumiso

Sus sesiones de masajes empiezan siempre igual: el hombre recostado boca arriba sobre la camilla y ella masajeando sus hombros y su pecho, descendiendo lentamente por su cuerpo hasta llegar a su polla. Pero, en esta ocasión, el hombre le hace un pedido peculiar: desea que ella lo ate y practique bondage con él, porque a él lo pone que otra persona controle la movilidad de su cuerpo y pueda utilizarlo para lo que ella desee. La morocha ata su pecho, sus brazos, sus piernas y sus tobillos a la camilla para luego centrarse en la polla y los huevos del hombre y rodearlos a ambos con una soga, la cual aprieta cada vez más. A continuación, le pone una mordaza para que no pueda quejarse y se coloca con lentitud gel en las manos, haciendo que el hombre se excite solo con el pensamiento de saber qué es lo que hará ella a continuación, ¿acaso lo dará vuelta y lo violará o qué tendrá planeado? Si bien la mujer es una auténtica zorra, tampoco llega a niveles tan extremos, y por eso empieza a hacerle una increíble paja a la polla del hombre que ya se encuentra dura como una roca, porque la mujer vio tantos vídeos en Cumlouder y tiene tanta experiencia que solo le toma unos segundos ponerlo tan duro.