Sexo anal de parados entre dos buenos hermanos

Visto 803 veces
93%
2
La jovencita rubia, muy puta desde siempre, se estaba masturbando el culo con su dildo en la pieza de sus padres creyendo que estaba sola en la casa. De tan caliente, esta guarra no sintió que su hermano había regresado al hogar y sentía desde abajo como ella gemía metiéndose su juguete en su culo blanco. Él, sin preguntar, entró a la habitación directo hacia su hermana semi desnuda. Cuántas pajas le había dedicado tocando su ropa interior y ahora ella estaba completamente entregada y sin posibilidad de respuesta. Jamás se imaginó que su hermana gustaría tanto del sexo anal. Los hermanos se besaron, muy calientes, motivados por la idea del incesto y el secreto. Él le ayudó a empujarle el dildo en el culo a su hermana, ella le pagó el favor con una mamada cariñosa. La ternura en los ojos de la muchacha parece querer esconder lo mucho que le gusta tener la boca ocupada con buenas pollas, esas a las que las venas se les marcan demasiado.

Es turno de una buena polla en el culo de la jovencita

Al hermano le gustó la idea de ayudarla con el dildo, pero era hora de que fuera él quien poseyera ese culo hermoso y bien entrenado. De parados, contra la pared, al lado de la cama, él le empezó a follar el culo a su hermana que gemía de gusto. Los hermanos fornicaron toda la tarde. En diferentes posiciones, todas anales sin que la hermanita fuera capaz de quejarse en ningún momento. Para él, romperle el culo a su hermana fue una experiencia única, que espera poder repetir en la próxima salida de sus padres. La muchacha, cachonda con su hermano, tiene pensado llevarlo al cine para tener sexo en público y que algún mirón morboso los filme para que lo suba a XVideos o Youporn.