Sexo lésbico para terminar el verano

Visto 340 veces
60%
2
Estas dos mujeres se vieron afectadas por las altas temperaturas del verano y no encuentran otra forma de disminuir su calentura más que follando como dos desesperadas. En parte debemos darle la razón, ¿qué mejor forma de terminar una noche caliente de verano que follando como salvajes? Ninguna de estas dos mujeres quiere perder tiempo y desean quedarse desnudas inmediatamente para poder disfrutar del contacto de su propia piel con la de la otra. Es que cuando se juntan esta rubia con la morena, surgen chispas por la calentura y el deseo contenido que, si tenemos suerte, veremos cómo dejan salir y disfrutan de él. Es así como la castaña atrevida se acerca y comienzan a besar a la rubia con pasión y deseo para luego ambas quitarse la parte superior de su ropa y turnarse para besar sus tetas y mordisquear sus pezones. Las dos mujeres tienen unas tetas gigantescas, probablemente de las más grandes, firmes y redondeadas que se hayan visto en Rubias19.

Su especialidad es ser chupacoños

La castaña vuelve a tomar el control y hace que la otra mujer se tumbe sobre el sofá para ella poder lamerle el coño, succionar su clítoris y meter su lengua en su concha. La cara de guarra que pone una vez que tiene el coño de la rubia delata que chupar coños es una de sus actividades favoritas. La rubia no puede contener los gemidos por el placer que su amiga le está haciendo sentir. Mucho menos cuando su amiga comienza a ayudarse con la mano y empieza a acariciar con delicadeza su clítoris. Sin embargo, esta castaña tiene mucha más experiencia y, tras hacer que la rubia se ponga en cuatro patas, le enseña lo que es el verdadero placer de que le chupen todo el coño sin dejarle un solo centímetro seco y descuidado.