Terry Anne, otra de las pacientes del doctor peculiar

Visto 490 veces
57%
3
Probablemente cuando Terry Anne sacó un turno para el médico, no se esperaba que la consulta fuera tan peculiar, por decir lo mínimo. Pero, claro, la guarra no sabía que estaba sacando un turno con el médico más raro que podría haberse cruzado. Y es que este médico disfruta de someter a sus pacientes, especialmente a las que tienen un cuerpo espectacular y lo excitan con su actitud sexy y provocativa. La cita comienza como cualquier otra con un ginecóloco: ella se desviste y es sometida a un rápido examen en el cual palpa sus senos y osculta su pecho para sentir los latidos de su corazón y, posteriormente, su respiración. Luego la pesa, la mide y toma las medidas de sus senos, cintura y cadera. Nada extraño todavía, ¿no? Pero el doctor peculiar no puede contenerse por demasiado tiempo y, rápidamente, toca todo su cuerpo hasta que se detiene en su coño, en el cual mete un dedo sin ninguna clase de preparación. A continuación, le prepara el culo para hacerle un enema, con el cual la morocha parece estar muy cómoda.

Comienza el verdadero examen ginecológico de esta buenorra

Los juguetes son del agrado de la jovencita y su favorito parece ser el gran dildo de plástico. El médico comienza a metérselo en el coño pero luego hace que sea ella la que continúe con la labor. La mujer mete y saca el gran dildo de su coño con una sonrisa en su rostro, producto del gran placer que siente cada vez que toca su punto G y siente a su cuerpo vibrar por la excitación. Mientras lo hace, el médico se dedica a succionar sus pezones y sus tetas con un juguete sexual increíble. Luego, le mete un juguete de plástico que mantendrá abierto su coño por mucho tiempo pero... ¿qué hará él con ese agujero disponible para él?