Agujeros Pedigüeños Rellenados Por Polla Llena De Leche

Visto 234 veces
81%
3
Primero, una chica osada decide aventurarse a una cita a ciegas. Está en llamas, su coño arde desde hace meses porque no encuentra un semental para saciarla. Utiliza una aplicación para citas, todo luce bien y ella con confianza camina hacia la casa del sujeto. Él la recibe al momento en que arroja su basura, está dispuesto a hacerla ingresar al apartamento. Por lo tanto, despeja de malos olores y cajas de paquetes. Ella lo mira en ese instante y se sonroja, ambos están fogueados y con necesidades acumuladas. Platican fuera para que ella se sienta a gusto, cada palabra del hombre es un halago a la Amateur Putita. Y es que intenta con estrategias básicas meterla en sus pantalones antes de que sea un nuevo día.

Mi dedo es mi polla

Debido a que él ya tiene el trozo duro, abre la puerta. No espera que la muchacha lo siga, reza por dentro para que así sea. Ocurre un milagro, el cachondo que hace meses no folla escucha los tacones tras sus pasos. Y es que la chica también está empapada, su coño humea bajo la falda. Suben escaleras lentamente, ya no aguantan. Además, él puede ver que la Guarra Morocha no lleva bragas colocadas. Se impacienta, la tumba para besuquearse pero ella aumenta la apuesta. Roza el glande con manos intrépidas, maniobras ágiles caldean ese cuero. Mientras que él la masturba, desnuda los senos, es rápido como un depredador hambriento. Tal como las Petardas Desesperadas la cochina coge el pedazo con su boca y lo saborea entero. Hace chispear al venoso, él tan solo señala el final del pasillo como destino.

Un 69 con aumentos

Frente a una preciosa mujer que lo impacienta, no tarda en desnudarse completo. La chica ya está en cueros, en el lecho mojada lo espera. Puesto que hace Exquisitas Mamadas, él suplica repetirlas por un momento. Se posicionan en un 69, el coño de la cachonda hierve a niveles peligrosos. Y es que su temperatura es extrema, su cuerpo ya no es dominado por su mente. Como una puerca en medio del lodo se refriega fuerte contra la lengua del hombre. Por otro lado, su boca ocupada hace apasionar al cachondo, están enceguecidos el uno con el otro. Jadeando se disponen a una follada veloz, es la cita a ciegas con menos plática de la historia.

Los agujeros más pedigüeños

Ya sea por guardar semen por mucho tiempo o por calentura, él busca el agujero. No tarda en ensartarse en ese coño mojado, es dúctil y fácil de hallar. Ella se aúpa, domina el ritmo, tiene un fondo muy difícil de encontrar. Y es que su profunda vagina precisa de atenciones salvajes para saciarse. Así que sin pudor maniobra la pelvis descontrolada, es una bestia en las cabalgatas. Parece que no es el único orificio que tiene con dilatación, el cachondo mira el trasero y se asombra. Un culo abierto suplica ensartes libidinosos, él ejecuta Anales Feroces y no se detiene ni por un segundo. Inspirado por las texturas de ese trasero caprichoso la hace brincar clavándose.