Atiendes Teen Con Leche Y Galletas En Tu Sofá

Visto 92 veces
100%
0
Parece que este es tu día de suerte. Sí, una Jovencita Deliciosa golpea a tu puerta por confusión. Sin decir nada le miras las tetitas, el culito y decides que seguirás el juego. Mientras que explica de dónde viene y por qué está allí tu te distraes. Viajas a fantasías sexuales potentes, quieres meterte entero en esa nena caliente. Y como ella necesita alojamiento ofreces tu casa para atenderle. Es así que entre charlas y halagos ella coge asiento en tu sofá favorito. Lo adorna con el culo más lindo que has visto, lleva jeans que le calzan magnífico.

Una taza de té

Frente a que esta chica extranjera necesita hallar su hospedaje, le ofreces quedarse. Tiene que comunicarse con su arrendador, su teléfono está cargando la batería y tú rebalsas de leche. Por lo tanto, para acabar con el incómodo momento en el que tu polla levanta la cremallera del pantalón, ofreces té. Debido a que la Ardiente Amateur acepta con gusto, vas a la cocina con la rapidez de una flecha. Pones a hervir agua, tu glande enrojece y te rozas un poco. Puesto que las tazas están listas regresas para darle una infusión a la bella chiquita. La encuentras en lencería sexy, gateando en tu sillón y deseando beberte a ti caliente. Obnubilado te aproximas, se lame los labios y te mira. Ve directo a tu glande, babea, estás seguro de que pide carne.

Galleta embebida en leche

Ya sea por cachonda o por agradecida se arrastra hasta tu falo. Despega sus labios, ese trozo ardiente está por ganarse unos mordiscos sensacionales. Por lo tanto, lo desnudas, sabes de qué va este Juego Caliente Cam4. Mientras que la chiquita zambulle tu cuero en su garganta suspiras extasiado. Y es que tiene un paladar delicioso, raspa exactamente las venas donde a ti te gusta. Puedes palpar las campanillas, su esófago y golpearle la nuca. Por otro lado, las Mamadas Excelentes te conducen a un estado extremo, quemándote ruegas meterte en ese coño travieso. Suspiras hondo, acostado en el suelo apuntas directo al fondo. Por suerte la preciosa sabe bailar ensartada, como una diosa cabalga encima de ti. Complacido con esa espalda, ese trasero fibroso y una cintura delicada lanzas las primeras cremas. Saborea tu glande, su concha devora esa galleta lechosa y cambia de pose para masticar cada una de tus partes. Jadeas, no puedes evitarlo, alocado la volteas para otros actos. Estás en el paraíso, sientes las entrañas de esta chica danzando en la punta de tu pedazo. Frotas lento, luego rápido, te haces un festín con ese agujero hambriento y empapado.