Bienvenidos a La Villa Asiática Más Sexual

Visto 1054 veces
69%
4
Con sólo cinco horas en auto llegarías a este apasionante sitio. Es así que en cercanías a Tokyo una pequeña población provoca este Redtube. Aquí las regulaciones escolares son exóticas. Parece que las nenas tienen que asistir al colegio en ciertos días desnudas. Por lo tanto, estas japonesas pasean camino al colegio mostrándose por completo. Las hermosas chicas tienen siluetas gloriosas y no las cubren. Sin embargo, la recién llegada a este pueblo no concibe las normas. Ella está en uniforme y este día no debe llevarlo. Por lo tanto, la pudorosa amateur es retada al llegar a clases.

Firmeza Para Sancionar a la Dulce Tímida

Puesto que está vestida sus profesores se enfadan. Es así que uno con fuertes gritos le ordena desnudarse de inmediato. El resto de sus compañeros y compañeras esperan en filas. Parece que siente mucha vergüenza por mostrar su bello cuerpo. Mira hacia el suelo y se sonroja. Su maestro, implacable con los castigos a estos adolescentes la hace pasar al frente de la clase. Además es el día al aire libre por lo que la luz solar ilumina toda la piel de esta muchacha. Sin embargo, aún tiene más alumnos que están susurrando y riendo. Esto es imperdonable. Los hace pasar junto a la rebelde y también les dará su pena. Mientras ellas siguen desafiando la autoridad, el docente pone más autoridad a su voz. Les grita sin piedad, ahora deben pagar delante del resto de sus compañeros.

Para que Todas Aprendan A Comportarse

Debido a que estas jovencitas son muy osadas él las castiga a su medida. Hace que el alumno más tímido se pare junto a ellas. Con enojo las nenas se resisten a seguir las órdenes. Tienen que hacerle mamadas para que él se sienta a gusto. Mientras el resto de los alumnos goza la orgía ellas recién están por comenzar a obedecer. Él se para sobre el escritorio con su polla aún blanda. El profesor está grabando su clase en XVídeos para reportar a la directora. Si es necesario habrán más sanciones para estas dos. Poco a poco y en equipo le lamen el falo. Él sostiene las manos detrás de su espalda, no puede intervenir. Tiene que dejarse satisfacer hasta largar una corrida que acabe con el castigo de las chicas. Sin embargo, está disfrutando tanto que aguanta su esperma. Las preciosas ponen más fuerza en sus chupadas pero deberán trabajar más para lograrlo. Lamen sus huevos, suman manos y feroces maniobras. Él no resiste y le da el fin a la muchacha más irreverente en su lengua.