Cachondo En Abstinencia Revive Su Polla Destrozando Agujeros De Zorra

Visto 135 veces
%
0
Para comenzar, ella no es una puta cualquiera. Esta Amateur Cura Pollas de cachondos con problemas de autoestima. Y es que escoge a clientes feos, ella tampoco es tan linda. La gracia de esta mujer está en su talento, su osadía y sus ganas de dar placer a aquellos que creen no lo merecen. Es así que un francés ardiente la cita en la estación del tren, está desesperado y precisa conocerla. Mientras que aguarda al hombre se empapa imaginando una polla fea o flácida, para esta cachonda es importante que exista algo para arreglar durante la follada. Se saludan y comienza un juego que al muchacho lo sonroja en medio del andén. Por suerte su amigo está allí para grabar cada momento, será una experiencia sensacional.

No hay tiempo que perder

Debido a que estos muchachos tienen el dinero justo para pasar unas horas junto a ella, no pierden instante. En el coche él le presenta su glande, está blando, sin usarse desde hace demasiado. Por lo tanto, sin permitir que lo vuelva a guardar en los calzones, la Guarra Profesional lo coge con sus manos. Frota para estimular el flujo de sangre, lo alienta a pensar en otra cosa y mirar el paisaje. Mientras que ella alimenta la rigidez, el cachondo la mira estupefacto. Y es que está percibiendo que su polla se pone dura, como una roca dispuesta a destrozar conchas. Las excelentes maniobras de la Petarda Experta surgen el efecto deseado, ahora está tieso y no puede bajarse. Así que al ingresar al apartamento lo arroja en un sofá para continuar deleitando esa carne.

Mirando el momento mágico

Frente a la puta haciendo Estupendas Mamadas Sin Parar, el amigo coge asiento. Está decidido a ver cómo ella crea una anécdota sensacional para atesorar. Por otro lado, el afligido muchacho disfruta las chupadas, su glande ya no puede ponerse más caliente. Es así que la puta lo monta para aliviar esa sensación, maniobra con el interior de su coño cada rugosidad y aumenta la pasión. Debido a que el sujeto hace mucho no ve un coño, degusta esas aguas para recordar cómo se sentían. Paladea, le da besos y lame bien el área. Está camino a una gran follada, no quiere perderse detalle alguno. Quitándose la abstinencia se inspira a desear más y más. Por lo tanto, cuando solicita un Anal Salvaje la puerta de la complaciente se abre. Consigue destrozarle todos los agujeros, sin dudas su polla ahora está en un estado supremo.