Caprichosa Niña Rica: Anales Abismales De Apuesto Hombre

Visto 107 veces
79%
3
Primero, imagina que eres una niña rica y consentida. Sí, qué harías si tuvieras tanto por dar. La Candente Japonesa es la hija de un poderoso magnate de la industria tecnológica. Por lo tanto, no puede hacer más que divertirse entre las paredes de una mansión costosa. Enamorados sobran para esta adinerada, sus placeres consisten en darles probada a cada uno de ellos. Es así que podrá escoger el correcto cuando su padre decida ese momento. Se casará con el mejor de todos, y para matar el tiempo les degusta hasta el fondo.

El Capricho

Frente a todos los pretendientes que la bella chica tiene, uno es su más anhelado objetivo. Y es que el apuesto americano tiene novia, hace meses rechaza a esta rica niña. Es así que se transformó en el capricho caliente de la mimada. Por suerte, acaba de dejar a su novia y está dispuesto a darle un bocado de su amor. Delante de la puerta de entrada, da dos golpes, sostiene una rosa con el color de la pasión. La Guarra Consentida no tarda en arrojarse a los brazos de este fornido amante. Debido a que lo desea desde hace tiempo, su coño arde. A los pies del antojo más rico, la cachonda abre sus labios y lo desnuda apresurada. Tiembla desde el ombligo hasta la concha, está babeándose.

Superando Expectativas

Mientras que desnuda al hombre, una enorme polla la deslumbra. Tal como esperó durante noches eternas, ese glande complace sus deseos. Erguido, tieso y con grosor para rellenar un coño pedigüeño. Lame como si fuera una paleta, saboreando con Mamadas Deliciosas contenta al deseado muchacho. Los huevos hierven, caldeado se rinde a las chupadas de la atrevida dama. Parece que la Petarda Embravecida le produce tanto goce como para devolver chupadas. En cuatro le saborea la zanja, jugos espesos brotan de esa nena caprichosa. Por lo cual, él interpreta esas gotas como súplicas para follar sin piedad.

Sin Precio

Le destroza el coño y corridas calientes emergen por todos los bordes. Parece que la cachonda está obnubilada por los roces. Es así que le ofrece un agujero en el que no entró ningún otro hombre. Inclina su torso hacia el sofá, esa polla gigante merece ser la que inaugure su ojete. Decidida a deslumbrar al amado dilata su agujero y usa las corridas para lubricarse. Mientras que él la folla Anal Potente, la preciosa jadea satisfecha. El semen corre por sus piernas, está bañada en las cremas de su capricho más caliente. Este es el único deleite que la chica no compró, su trasero es destrozado por excavaciones. Alucinando entre cosquilleo y orgasmos le confiesa sus intenciones al bello cachondo. Quiere más folladas por el culo y bañarse en corridas explotando de lujuria.