Castigas A Tu Hermanastra Desafiante Con Follada

0 views
0%

Parece que hoy eres el adulto de la casa. Tu madre encargó que cuides de tu hermanastra. Y como eres un buen muchacho no dudaste en agradecer esa chance. Mientras que la Jovencita Linda se pasea por la sala, hueles su coño a la distancia. Tiene caderas exigentes, su uniforme escolar y está aburrida. Te suplica que hagas algo, ella necesita merendar y divertirse. Está mal acostumbrada, es caprichosa y cualquier cosa que quiere es una orden en esa casa. Por lo tanto, con descaro pasea molestándote, estás en llamas, ya no la aguantas.

Tienes ventaja

Frente a la Caprichosa Amateur insistes en que haga las tareas. No sabes que estás lidiando con una perseverante fémina. Es así que ella menea sus frescas piernas, la falda vuela en el aire produciendo que tu polla se levante. Cansado de darle órdenes sin buenas respuestas, te enfadas. Frotas tu glande, la cremallera estalla delante de tus narices y la arrastras al cuarto. Puesto que sabes bien cómo cometer travesuras sin ser atrapado, ella obedece. Tardas unos segundos en descubrir que la pequeña ha visto bastantes Vídeos XXX Calientes. Se lanza a la cama como una perra, no tiene bragas y jadea. Así que te caldeas aún más, prometiste cuidarla pero también la educarás. Tiene que hacerse responsable de las pollas que ascienden por ella, es demasiado ardiente.

Educación fundamental

Ya sea por castigar a esa chica impiadosa o por gusto, abres sus piernas. En cuatro como a una ramera le das duro y sin prisa. Puesto que tiene un coño fresco, saboreas cada una de sus más tiernas paredes. Tu cuero se bambolea dichoso, te sientes el semental de un Potente XNXX. Además, su vestimenta es ideal, todas tus fantasías encuentran solución en un solo lugar. Meneas la cadera con rabia, la chica es angosta y debes entrenarla. Por lo tanto, usas maniobras de cochino, sacudes tu pelvis contra sus glúteos y afirmas las manos en sus delicados pezones. Disfrutas cada segundo, es una gloriosa teen dispuesta a dártelo todo. Cuando sus nalgas enrojecen demasiado te preocupas, tu promesa de cuidarla aflora y decae tu ritmo.

Luego recuerdas que ella no enseñará las nalgas a sus padres, le das sin piedad como lo que es, una cochina desafiante. Giras a la chiquita, deleitas tu falo con esa carita, hasta que las corridas no la llenen completa no cesarás. Y es que tú también eres un puerco inigualable.

From:
Date: abril 7, 2020