Chica Negocia con Huésped Enfadado

Visto 607 veces
67%
6
Para comenzar, él se hospeda en un lujoso hotel. Es así que las Cam4 de seguridad captan las andanzas atrevidas de este sujeto. Parece que tendrá una larga noche para disfrutar de las instalaciones. Se prepara para gozar de una cama única, esponjosa y con sábanas que deslizan fácilmente. Por lo tanto, este muchacho travieso ve algo de televisión, usa el bar y luego se aburre. No tiene nada para hacer en este alejado hospedaje. Quizás pueda convencer a alguien que le ayude con su pesadez. Tiene una gran ocurrencia, llamará para que le envíen comida al cuarto.

Decepción, Enojo y Amenaza del Huésped

Frente a su ansiedad llama a la recepción para solicitar muchos dulces, este glotón se encuentra con algo inesperado. Le cobran el hospedaje anunciando el servicio a habitación y no está disponible. Este cliente está enfadado, les grita innumerables improperios y advierte que los denunciará. Por lo tanto, el gerente está nervioso. No sabe qué hacer para calmar al ofendido. La japonesa le ofrece una solución reveladora. Irá a su habitación para entretenerlo y endulzar sus oídos. Ella sólo plantea una plática con el consumidor, pero parece que este guarro logrará algo más.

Servicio al cuarto

Llegó la jovencita con su uniforme de trabajo. Está preciosa, él la invita a sentarse. Puesto que está enojado y ella debe solucionarlo le plantea su calentura. Mientras que la  hermosa se sienta, él saca su cámara para un XVídeo. Él quiere documentar todo lo que su estadía en este lugar genere. Conversan un buen rato, están dejando fluir este enfado. Es así que la cachonda accede a desnudarse y entretener a este lindo hombre. Le ha gustado y su concha está mojada. Sus bragas se empapan ante las libidinosas ofertas que él le hace. Debido a que ella es una guarra y no duda en arrojar su uniforme al suelo. Parece que el gerente deberá aguardar un buen tiempo para saber sobre esta situación.

Sacando la calentura del cuerpo del cliente

Puesto que están en este juego sensual ahora él empieza a relajarse. Mientras que la chica se deja llevar él disfruta. Le come el coño y la estimula. Luego la cachonda petarda se inclina ante este problemático para chupar su polla. Con ánimos de relajarse juegan distintas maniobras para lubricar el asunto. Es así que la bella da mamadas y pajas al viril pene del cliente. Él está ardiendo pero ya ha olvidado su enfado. La folla sacando de sí toda la bronca que había acumulado. Los senos de la fémina rebotan a cada gemido. Posteriormente, este incansable la arroja sobre la mesa. Le da un salvaje anal para terminar de relajarse. Seguirá revolcándose con la empleada hasta la salida del sol. Este es un exigente huésped que requiere atenciones a su medida.