Desde La Estación De Tren Hasta Salvaje Anal

Visto 153 veces
71%
2
Para empezar, a este cachondo le salió muy bien su conquista por redes sociales. Sus palabras llegaron a las fibras más firmes de la deliciosa portuguesa. Es así que ella le prometió coger un tren de camino a su ciudad. Va con sus pulpas fogueadas hacia allá, lo quiere degustar completo. Y como él también la desea, con la polla erguida pasea por la estación. Los minutos trascienden con un gran peso, no parece avanzar el tiempo en el reloj. Mientras que las vías rechinan ante cada detención, él jadea. Por suerte, la Amateur Morocha arriba con una maleta a cuestas. El alivio invade al sujeto, con prisa la guía hasta su apartamento.

Sin Boletos

Debido a que están enardecidos, la ropa cae en el piso. Como un camino de prendas hacia la cama ellos dejan huellas de sus calenturas. La polla del cachondo está dura, y esta nena con pechugas enormes la cobija. Mientras que la Petarda Invitada hace sus más ricas chupadas, el cuero salivado desliza sus poros por el paladar. Cada roce de esa lengua curtida lo motiva más, la punta se agiganta y el coño de la cochina empieza a chorrear. Por lo cual, montada en el trozo hace las locas maniobras que anhelaba. Menea sus caderas con rabia, degusta cada vena con sus paredes vaginales. Y es que al llegar al fondo de su coño, hay sorpresas abismales. Ella posee un profundo hueco donde bambolear a esa polla caliente. Rebotando contra la pelvis del cachondo enciende las llamas de una fogata salvaje.

Perra Estacionada

Frente a los agites de la Guarra Calientapollas, él sacude sus huevos hasta que siente ardores. La gira para darle duro como la putita que es. Y contra esas nalgas espera chocar hasta ponerlas coloradas. Penetra las carnes con total impaciencia, maniobra las pulpas y se adentra hasta lo máximo posible. Sus cojones tiemblan, sus piernas sufren calambres pero él no cesa. Folla a la cachonda a cuatro patas hasta que el golpeteo le aturde. Las enormes tetas de la candente fémina se tatúan contra su propio torso, el impacto es permanente. También él le clava sus garras en las caderas, la posiciona para una Follada Anal Feroz. Escarba el ojete de la sexy muchacha con un ritmo enloquecedor, ella se reconforta metiendo dedos entre sus labios. Como si debiera domarla, aprieta sus sedosos cabellos y la cabalga con desparpajo. Extasiada, con el culo dilatado y su boca reseca ella lame cada sustancia regada en esa polla inquieta.