Detenida Come El Coño A Sexy Oficial De Policía

0 views
0%

Para empezar, la Japonesa Rebelde no soporta más. Y es que se encuentra detenida por exhibicionismo, por enseñar su exquisito cuerpito en público. Ya sea por compartir su espléndida silueta o para provocar a los candentes policías, la chica se ha quitado todo en un estacionamiento. Es así que pasa las horas entre las rejas, apenada por ese oficial al que calentó pero no logró conocer. Mientras que los guardias comen, la astuta provocadora se quita ropa con sensualidad. Parece que desea generar llamaradas en los uniformados, su estilo es bestial.

Entre barrotes

Frente a las rejas, la cachonda hace un show espectacular. Sus tetas friegan esas barras frías, los pezones endurecen, sus labios crujen de ansiedad. Estimulada acaricia su coño, los dedos bailan en aguas candentes y peligrosas. Es así que una policía deslumbrada por esa habilidad, aproxima sus narices a la celda de la muchacha. Acompaña sus destrezas con jadeos, frota ese espléndido agujero. Y como la oficial posee elementos de persuasión, con un dispositivo eléctrico aumenta el escozor. Sumerge el aparato en la boca de la Guarra Pervertida, sus labios rechinan. Desde atrás sacude ese culito sexy, las nalgas calientes estimulan los dedos de la oficial impertinente. Se besan apasionadas, la preciosa uniformada pierde sus ropas en esa cálida reunión de chicas osadas.

Castigo ardiente

Debido a que la detenida se niega a dormir, la cachonda oficial usa con intensidad el instrumento. Zambulle en ese coño cada milímetro, friega sin piedad del orificio. Mientras que las Lesbianas Empapadas Cam4 juegan a la mala y a la buena, el ardor nos acelera el corazón. Las piernas de la bonita oriental abiertas enseñan un estado de calentura atroz. La candente oficial moja sus rodillas, el jugo se desliza. Y es que la chica le obsequia lamidas exquisitas, chupetea ese agujero sin pausas ni prisa. Ya sea por ganar el buen trato de la policía o por gusto, sumerge la lengua en lo más profundo. Explora la concha de la mujer, bebe cada gota de ese hueco candente.

El escozor eleva su interés, con desparpajo coloca su boca debajo de los labios de la policía ardiente. No abandona esos labios, en los propios introduce el objeto vibrante. Gimen al unísono, orgasmos sabrosos retumban en pasillos y celdas de otros detenidos. Así que como el castigo por no dormir es bestial, la chica con insomnio por el goce reclama más. Aúlla dichosa, despierta a otros detenidos y suplica fuertes castigos para su coño.

From:
Date: febrero 13, 2021