Dos Bestias Succionan Polla de su Presa

Visto 563 veces
62%
5
Primero, no hay nada que apasione más a las chicas que las cosas gratis. Si pueden tener ropa, zapatos o cualquier objeto enloquecerán. Y este depósito está cargado de prendas que los clientes olvidaron. Por lo tanto, pasan a ver qué pueden comprar por pocas monedas. Es así que encuentran al encargado ordenando el alboroto de todo lo dejado a su cargo. Las estanterías desbordan de tantas cosas y él está cansado de lidiar con esas porquerías. Sin embargo, las muchachas extasiadas quieren llevarse todo lo que hay. Como buenas féminas les interesa cada cosa sin importar si las usarán. Desean los abrigos, anillos, carteras todo lo que alguien olvidó en el comercio.

Desordenando El Depósito

Frente al cachondo amateur, se miran con complicidad. Él tiene aspecto de necesitar un recreo de tanto trabajo y ellas quieren dárselo. Así que para seducir al muchacho y que les de toda la mercancía, lo manosean. Sus ardores bajan hasta la polla y exhausto se arroja al suelo. Mientras que intenta respirar, estas dos guarras atrevidas se arrodillan a su lado. Como depredadoras en medio de un banquete, agarran la carne con sus manos. La cremallera desciende maniobrada por las yemas de estas libidinosas. Y como él no tiene energía para detenerlas, deja que hagan sus calientes técnicas. Sabe que estas dos zorras quieren las cosas, pero si puede ganar algo más en medio, lo hará.

Chupadas Para Alborotar

Debido a que anhelan cada artículo, exasperan al hombre desordenando todo. Harán que su leche se bata de tal forma que no le quede otra que dejar el desastre allí. Y cuando eso ocurra, ellas mismas cargarán con el aseo. Entre lamidas de la morocha, la rubia sexy frota los huevos. Están provocando en el empleado un alboroto insospechado. Ya ni recuerda donde puso las últimas cajas. Las chupadas de las Animales Petardas lo están encegueciendo. Su cuero arde con cada cambio de boca, pasa de una a otra. Su oxígeno se agota y en el piso queda tendido al juego de las bestias. Mordisquean cada vena con el fervor de una compra gratuita en la mejor tienda. Además estas buscadoras de gratuidad disfrutan la crema. No quieren soltar esa chance ni un instante.

Acumuladoras en Equipo

Es posible que estas chupadoras incansables sean adeptas a apilar objetos. Sus casas deben estar repletas de ropa y tacones. Así que en esa adicción por las prendas, dejarán a este cachondo vacío de esperma. Se pasan el mando sin que pueda mediar un recreo para el glande. Con la mano sostienen la base para que no caiga en flacidez. Sus Constantes Mamadas en Dúo aflojan las piernas del muchacho. Y si quisiera pararse no podría. Fogueadas con el encanto que tienen para bombear leche, sostienen el cabello de la que deglute y se turnan sin pausas. Desenfrenadas como perras en celo, lo obligan a un Trío Excepcional en las que sus bocas protagonizan. Mientras que disfrutan el pedazo, las estanterías tiemblan. Ya hasta los muebles saben que estas bestias acabarán llevándose todo. Ni pelusas quedarán si estas chicas continúan con él debajo. Es posible que le vacíen los huevos hasta que queden arrugados.