Duende Jugando Con Dos Hadas Muy Traviesas E Inquietas

0 views
0%

Para empezar, una hermosa teen adoptada ingresa a este hogar. Es así que intentan contentar a la nueva integrante, conversar y conocer sus gustos. Ya sea por brindarle apoyo o para sanar las heridas de su historia, la cumplen todos los caprichos. Mientras que la Adoptada Jovencita Sexy pasa tiempo imaginando cosas calientes, su nueva madre le sonríe. Pretende una relación formidable con la chica, siempre ha deseado una niña. Por otro lado, el hijastro de la mujer camina por la casa escuchando los pedidos de la incansable novata.

Su primera fiesta en casa

Frente a una Navidad que imagina como algo familiar, la chica excitada relata lo que sueña. Y es que no ha vivido fiestas como esa. Mientras que su madrastra la escucha con algo de conmoción, el muchacho le ofrece atuendos para la ocasión. Por suerte en esa casa hay disfraces en cantidad, ella puede ser un elfo y él un papa Noel genial. Juegan sin pausas, con ingenuidad. Sin embargo, las Calientes Posturas XNXX de la muchacha elevan la temperatura con cada fantástica oportunidad. La buena madre adoptiva y madrastra, los acompaña. Ya sea por crear una buena relación con los adolescentes o gozar, usa un disfraz especial.

Aletea con el ajetreo que el cachondo duende le propicia desde atrás. Mientras que follan en el sofá, la niña disfrazada de hada mágica se presenta para añadir Polvo Especial Al Trío. Reclama su lugar, con lamidas atrevidas se gana el respeto de los cochinos.

Bestias en el bosque

Juegan a ser hadas que comparten un mágico momento. La cachonda celebra entradas en cuatro y su madre la observa. Ya sea por pudor o por jugar lento, la preciosa teen menea las caderas y jadea al mismo tiempo. Las Mamadas Exquisitas que han ejecutado permiten que esa vara mágica elevada les propicie una revolcada sin pausas. Y como son insaciables, con el cosquilleo en sus aletas brincan sin pausas. La mujer ensarta a su hijastro, la pequeña con carencias de su infancia chupa ese pezón rosado. Además, entusiasmada cambia de pose cuantas veces puede, no ha jugado tanto en el orfanato. Es así que chupando el coño de su nueva madre contenta sus labios, ella le otorga sabores impensados. Como animales salvajes sacian su apetito, el duende es fornido, enérgico. Sin compasión de esas hadas agobiadas, lanza una crema caliente espesa. Y ellas como buenas guardianas del bosque, la contienen entre manos ardientes.

 

From:
Date: enero 26, 2021