Dulce Vecinita Se Queja Por Ruidos Y Acaba Violada

Visto 1139 veces
74%
12
Parece que mudarse a este edificio es la mejor elección que hizo este sujeto. Mientras que se acostumbra a los ruidos de la calle, sus aventuras inician entre esas paredes. Y es que tiene una vecina especial, que hará de sus días allí un excitante alojamiento. El amateur pervertido, aún no conoce al resto, pero a esta nena la memorizó de pies a cabeza. La chiquita vive en la puerta contigua y es una adolescente refinada y con cara de traviesa. Además, su voz es dulce y tenue lo que a este cochino más lo calienta.

El Vecino Llamado Peligro

Frente a golpes constantes, la nena no puede concentrarse en su estudio. Así que por obra del destino debe golpear a la puerta de este libidinoso. Primero, abre y la atiende con una sonrisa, promete no hacer más ruidos molestos. Y cuando la chiquita está desprevenida, la coge con ferocidad. Apretuja sus cabellos y la arrastra hasta el interior del apartamento. Quiere cometer todo tipo de Violaciones a la Teen más bella del complejo de departamentos. Por lo tanto, este criminal sexual no tiene marcha atrás. Ya obligó a la preciosa a entrar y ahora tiene que gozar de sus actos. La golpea y con brutalidad la reduce sobre el sofá. Todavía no estrenó este asiento y esta oportunidad le resulta fenomenal. Así que arranca las ropas inferiores de la chica y sube su remera para ver los senos. Está caldeado y en el apogeo de su más oscuros momentos.

Sin Salida Y En Silencio

Puesto que este cachondo violador no puede convocar a más vecinos a su puerta, la ahorca para callarla. Además le promete que la secuestrará si no hace lo que ordena. Por lo cual, la Bonita Jovencita elucubra dejarse penetrar como llave a su libertad. Desde atrás él le propicia ferocidad y luego la hace frotar su coño contra su polla erguida. Los labios vaginales de la chica acarician cada vena del atroz vecino. Por otro lado, él le da nalgadas fuertes para que el ritmo sea el que le gusta. Mientras que la sometida busca su salida de ese sitio, su coño empieza a mojarse. Y es que no puede contener sus instintos naturales, se frotó el clítoris contra el caliente glande. Está lista para una Brutal Sesión de XNXX. La penetra y con maniobras de asfixia la disfruta. La ingenua muchacha eleva sus piernas y le sigue el juego al captor. Cada ruptura de este pervertido en su coño es la posibilidad de deshacerse de él. Con anhelo espera las corridas del atroz hombre que le golpea sus mejillas.