Enfermera Auxilia A Paciente Negro En Estado Crítico Con Fiebre

Visto 45 veces
80%
2
Parece que cuando un negro se enferma en Europa, el servicio médico es especial. Es así que este moreno descansa en la cama, su fiebre es elevada. Mientras que reposa con la ropa puesta, una enfermera se acerca a la vivienda. Esta fémina tiene conocimientos especiales en Amateurs Morenos, ella trata a inmigrantes. Y como este muchacho es un refugiado, le dará su mejor tratamiento. La experta ingresa con el uniforme y muchas ganas de ver qué le sucede. Además, está convencida de que podrá disfrutar el intercambio cultural con este hombre, sus manos sudan ansiosas.

Dónde Duele

Frente al paciente, la Madurita Enfermera se inclina a oír los lamentos. No tarda mucho en hacer saber que tiene un ardor impresionante en su entrepierna. Parece que el muchacho no folla desde que se fue de su país natal. Así que con ese gran trozo acumulando calenturas, sus venas parecen estar inflamadas. Por lo cual, la mujer las palpa con sus propias manos para determinar el estado. Es así que determina que está en grave situación, debe hacer maniobras de auxilio de inmediato. Con cuidado aproxima su boca al negro falo, chupa un poco de la punta y desciende por él. Para la mujer, este moreno precisa enseguida Mamadas Potentes para drenar semejante caudal de semen. Y con el ánimo de aliviar sus dolores, succiona con furia. Acalorada por su labor, desprende su uniforme para explayarse mejor sobre el dotado. Él también se quita las prendas, está bajando su fiebre pero su fuego en las piernas es extremo.

Aliviando El Gigante

Puesto que él necesita follar con urgencia, la mujer lo guía a un 69 para empaparse. Ella debe estar en condiciones de recibir tan grande polla. Es así que se moja bien antes de girar para abrirle su coño, está chorreando jugo, lista. Mientras que le indica que tiene que entrar, la cachonda piensa en recomendarle Los Mejores X de Redtube para otras sesiones. Y es que este negro será su paciente de cada semana, por lo cual, es preciso que caliente con pajas su garrote. Así que cuando ella lo vea tendrá el glande rígido para las cabalgatas más atroces. Por suerte, el paciente responde bien al ajetreo, vuelca un gran chorro de leche en el coño de la enfermera. Ella complacida lo deja salir de su coño y refriega su vulva para que él vea su progreso. El negro está mucho mejor, se puede ver como resiste de pie ante la mujer. Incluso se ve su apetito de follar mucho más.