Entrándole A Un Coñito Fresco Y Rosado

Visto 645 veces
87%
3
Unos golpes a la puerta interrumpen el Rico Vídeo de Cumlouder que la teen está mirando. Intrigada por ver quién osa arruinar su soledad en casa, va directo a abrir. Parece que es el cachondo nuevo vecino que está molesto por el volumen que usa la nena. Es así que se enredan en una conversación caliente discutiendo sobre lo que esta chica mira. Puesto que este sujeto es joven y experimentado, consigue entusiasmarla con promesas. Según este masculino está seguro de haber oído que la pequeña miraba Porno Gratis en la sala familiar.

Ajustando los Parlantes

Frente al invitado, la dulce chica se sienta en el sofá. Lo acepta a su lado con inocencia y preocupación. Debido a que si sus padres se enteran que la traviesa rubia ve porno está confundida. No sabe qué hacer para que este vecino guarde silencio. Es así que la rapidez del masculino le lleva una propuesta a sus oídos. Busca calmar a la chica para gozar de secretitos en que ambos se complazcan. Le quiere ajustar los parlantes de su concha para que a ella lleguen las calenturas sin necesitar tanto volumen. Con su carnosa lengua abre ese coño rozagante y tierno, le lame hasta el fondo. Cada labio de la teen es equilibrado con chupadas de lujo. Por lo tanto, la pequeña amateur está mojada ante el desconocido.

Apretando los Botones

Según este apuesto joven, la nena tiene que aprender a elegir bien lo que la haga gozar. Así que se ofrece como instrumento para que ella experimente sus primeras mamadas de teen. Saca su esbelta polla y la deja ante sus desorbitados ojitos. Es así que la blonda comienza a darle chupadas por instinto. Como si bebiera de una mamadera intenta sacar leche por la punta del glande. Mientras que él le explica como coger los huevos con su boca, la preciosa se entusiasma. Le succiona cuanta carne puede, mueve el cuero indagando en el cuerpo masculino y se foguea. Caliente como nunca, la chiquita pregunta qué hacer para tener orgasmos. Y es aquí cuando él usa el sofá como centro de folladas apasionantes. Le da fiesta a la chica desde atrás con intensidad y los gemidos se oyen en cada esquina. También la pone sobre sus piernas para que se hamaque y la diversión juvenil no sea un recuerdo sin nuevos usos. Está adiestrando a su vecinita para encuentros de tarde que la llenen de conocimiento.