Eres El Rey Y Ella Te Venera: Destrozando Súbdita En POV

0 views
0%

Primero, haremos algo por ti. Te daremos un consejo, adelanta cuarenta y ocho segundos este Vídeo Amateur POV, luego nos agradeces. Puesto que la ardiente nena lleva lencería sexy te caldeas, es tan fogosa como el infierno. Estás acostado, descansando pero esta chica no tiene planes de un recreo. Gatea, con sensual meneo se desliza hacia tu pelvis. Parece que vive caliente, con tan solo mirarte se enciende. Debido a que es hermosa, halagado aceptas su invitación con una señal contundente, tienes una polla fuerte. Permites que vea el bulto en tus pantalones, babeándose lo acaricia y sus mejillas enrojecidas te enternecen.

Mimos deliciosos

Frente a tu trozo duro ella se exaspera, con manos tibias acaricia la vestimenta. Consigue palpar tu glande tieso, las venas rozan las yemas de sus dedos. Puesto que adora la carne firme, sus ojos brillan como los de una niña adelante de un nuevo juguete. Coge la carne con entusiasmo, cual Petarda Exquisita chupetea la punta y te mira directo. Ya sea por gusto o por calentarte no abandona sus lamidas, es una gatita mimosa y te agrada. Chupetea, aspira y desciende tantas veces como lo permites, estás tan duro que el cuero se traba en sus dientes. Por lo tanto, para que la hermosa chiquita pueda deleitar su paladar, lo embadurnas con semen. La sustancia favorece sus deslices, en instantes disfrutas de Mamadas Profundas y ella complace sus papilas gustativas. Así que en hondas excavaciones a su esófago, sin siquiera moverte, la alistas para una follada exquisita.

¡Eres el rey!

Parece que es una súbdita a tus pies, se rinde ante ti, te venera. El cuero le fascina, lo babosea tanto que cuando quiere montarse su coño entra en un intento. Es así que sus cabalgatas comienzan, te da un placer tan rico que lo celebras disparando leche. Puesto que la Ardiente Jovencita pretende que goces durante un largo rato, bambolea la pelvis y cae rendida a tu decisión. La sacudes sin piedad, eres el que manda y ella lo aceptará. Enrojeces el fondo de ese coño juguetón y pedigüeño, suplica fuego y tú le das un incendio. Mientras que rellenas el agujero con las huellas de tu glande, la cachonda en cuatro espera por tu espada salvaje.

Así que como monarca a cargo, destrozas ese hueco. La compasión por tu súbdita alcanza su momento, la retiras y le das de comer su premio. Se relame agradecida, adora todo lo que proviene de ese pedazo tieso.

From:
Date: mayo 23, 2020