Estás En Peligro Pero Merece La Pena

Visto 80 veces
69%
4
Primero, diremos que eres un afortunado cochino. Despiertas con un regalo alucinante en tu pelvis, la Candente Japonesa rebota sobre ti sin piedad. Estás algo confundido, no sabes de dónde salió esta nena ni por qué te quiere follar. No temas, te explicaré todo más adelante. Escucha con atención sus gemidos suaves, algo dice esa boquita delicada. Si no consigues oírlo, es por el goce de sus cabalgatas. Además, estás concentrado en esos pezones rosaditos, no podemos culparte por no querer oírla mientras menea su coño. Disfruta tranquilo, aún no mereces saber lo que aquí ha ocurrido.

Sofisticada preciosa te folla sin piedad

Frente a esos ojitos cerrados disfrutando tu polla, te dejas dominar. Ella está sobre ti, brinca gustosa, cabellos lacios negros bailan al ritmo. Parece que la chica es exquisita por donde se la mire, roza tus huevos con los labios del coño, jadeas como una bestia embravecida. Por lo cual, al ver que te provoca calentura, la Guarra Atrevida gira. Te da la espalda, una cintura avispada provoca que babees. Su culito tiembla, folla adorando tu polla inquieta. Le das unos choques con tus caderas, no soportas ver semejante cabalgata y no meter tu propio ritmo en ella. Es así que la ardiente se coloca en cuatro como una Perra Salvaje Youporn generando tu mayor escozor. No tardas un instante en penetrarla como el macho que eres, un semental enfurecido por ese coño candente. Clavado en ella sacas los jugos más profundos, alardeas con feroces movimientos.

Quién es

Debido a que estás a gusto hurgando en la concha de la cachonda olvidas pensar. Frotas las profundidades de esta chica como un animal. La acuestas, bajo tu torso tienes a esta sexy ramera lamiéndose los labios por la sed. Es así que adentrándote en ella empiezas a preguntarte quién es. La Jovencita Seductora te distrae, usa sus pechugas naturales para atraer tu atención. Sucumbes a su encanto, miras esos dos pezones y te hipnotizas, continúas follando. Puesto que pliega sus piernas, crees recordar algo. Estás en medio de la calle, por entrar a tu casa cuando un policía te pregunta por una peligrosa asesina serial. Niegas haber visto a esa fémina, luego sientes un intenso dolor tras tu cabeza. Así que te empiezas a preocupar, si esta nena tan delicada te quiere matar, tu pregunta es por qué te folla. Y tan bien. Enloquecido le das duro, procuras cansarla para que no te quite la vida. La vuelves a mirar, todo está confuso. Por suerte, ella descansa relajada a tu lado, parece inofensiva. No sabemos bien qué ocurrirá contigo, pero si esta ricura es o no asesina, mereces gozar mientras te lo permita.