Granjeros Abonan el Campo Con Trío Jugoso

Visto 340 veces
75%
5
Parece que ellos son productores muy exigentes. Así que con los viñedos de fondo, esperan sacar la mejor cosecha del año. Y para ello tienen un plan que hará que las uvas sean irresistibles. Es así que los mejores vinos serán logrados con la materia prima de estos granjeros amateur. Mientras que buscan a la fémina perfecta para el asunto, respiran aire libre y nos relatan sus necesidades. Ten en cuenta que son muchas hectáreas para inundar con jugos de coño cálido. Por lo tanto, precisarán a una verdadera zorra de buen follar.

Arando, Regando Y Sembrando

Debido a que la fémina llegó la reciben con aplausos. Bajo el sol del atardecer, estos cachondos buscan las primeras Mamadas Ardientes. De esa forma lograrán regar gotas de leche que corran por los canales entre las plantas. Mientras que la dama chupa con su ropa sexy de época ellos la halagan. Y es que tiene prendas de lencería del mismo año en que se plantaron estas viñas. Fogueada por los halagos, despliega los cueros con sus labios. Para arar la tierra con esta dermis femenina, la arrodillan y montan al aire libre. En medio de las plantas más fructíferas le dan duro hasta que quedan zanjas en la tierra. Mojada como el suelo en que gatea, la cachonda celebra sus destrezas campestres. Dejó regadas unas cuantas gotas de conchas sobre este área fértil.

Juntando Toneles

Puesto que la chica es realmente buena en sus labores, la llaman a otro sector del campo. Bajo techo la motivan a llenar barriles con sus habilidades. Como Excelente Petarda acepta las invitaciones a dar chupadas. Es así que estos jefes productores de uvas disfrutan que sus huevos se chamusquen con sus lamidas. Cual tratamiento del producto, se les van arrugando las carnes ante esta muchacha impecable. El Fructífero Trío en el sofá de los adinerados cosechadores empieza a dejar buenos rastros para abonar la tierra. Caen gotas con cada follada salvaje que le dan a la  hembra. Mientras que uno la goza a cuatro patas, el otro por la boca ingresa sus fertilizantes. Sin descansar ni un instante la predisponen al duro trabajo de campo. Ya curtida por todos sus lados, con un anal fuerte consiguen más guano. Y entre tanta pasión por cultivar se encuentran ambos penetrándola. Las dobles entradas dejan dulzura para los toneles que deben cargarse. De manera que ellos vacían toda su carga lechosa en equipo dentro de la muchacha.