Grupal En Movimiento: Zorras Destrozándose Los Traseros

Visto 409 veces
88%
2
Primero dos zorras buscan dinero en una esquina alejada de la ciudad. Aguardan a los clientes más frecuentes del lugar, callejeros o traficantes. Sus abrigos las cobijan, el frío del lugar puede causarles daños, llevan prendas pequeñas y atrevidas. Mientras que conversan una limusina blanca transita, no creen que vaya por esas conchas curtidas. Puesto que no tienen demasiada esperanza de hacer dinero en esa noche invernal, se peinan y charlan observando la oscuridad. Por suerte, el Amateur Adinerado Semental que viaja en el asiento trasero del lujoso vehículo eleva la vista. Ve a dos putas exquisitas y celebrar con ellas le resulta fenomenal.

Adrenalina Salvaje

Frente a las rameras la limusina detiene la marcha, quiere que suban las dos e incluso se prometen propinas. Es así que las chicas con sonrisas se arrojan en el asiento, quieren dinero de cualquier rico. Cogen el ritmo del cachondo, él está excitado porque celebró un contrato cuantioso. Parece que el sujeto es un novato en el manejo de empresas, ese trato lo llevará a la cima y podrá tener muchas perras. Así que extasiado las sumerge en su festejo, estas zorras callejeras harán La Mejor Orgía En Movimiento. Por otro lado, el asistente es invitado, es como el secretario de este hombre y tiene mucho que ver con el trabajo. Ambos se ven elevados por la jornada de negocios, arden de pies a cabeza y la adrenalina los impacienta. No tardan en sacar las pollas para gozar Mamadas Potentes de las putas expertas. Ellas chupetean sin parar, los salivan para gozar ensartes profundos y quitarse el frío de la calle.

Petardas Follando Sin Parar 

Debido a que estos masculinos lo requieren ellas no tardan demasiado. Se montan en los trozos, hacen magia con caderas movedizas y rebotes apasionados. Las copas tiemblan, cada maniobra es una locura y las perras no cesan. Parece que los cachondos las alimentan bien, el semen derrama por los bordes de esas conchas avezadas. Deslizándose en los agujeros de las putas contratadas ellos se quitan el ardor más fuerte. Y es que están demasiado excitados con el dinero recibido, ahora creen que pueden devorarse todo lo que hay en su camino. Dominantes como todos los empresarios, las maniobran a gusto en los asientos ablandando la superficie. No descansan un instante, cuando ven los culos de las chicas quieren montarlas como a perras entrenadas. Las posicionan para Duros Anales, son atrevidos y no temen en mostrar su otra cara. Entran hasta el fondo del ojete, en cada una de ellas dejan huellas de rugosidades firmes. Cogen cada vez más fuerza, los culos de las chicas enrojecen con los tratos de estos candentes caballeros. Por lo tanto, superando los momentos más fogosos las reconfortan embadurnando sus bocas en leche, las chicas beben dichosas para calmar la sed.