Hermanastro Preferido Da Leche Con Galletas Por Hacer Deberes

Visto 120 veces
89%
1
Parece que al llegar de la escuela, esta niña tiene un ritual junto a su hermanastro mayor. Y es que él es el encargado de velar por la chica cuando está sola en la casa. Mientras que los padres trabajan, él prepara meriendas siempre nuevas para la muchacha. Como buen tutor, la guía a quitarse el uniforme escolar para no arruinarlo. Luego con sus propias manos le da leche fresca y tibia. Cada refriegue en su glande arroja gotas sobre la hambrienta chica. Es así que la Japonesa Teen con ansias espera a llegar a su casa cada día, él siempre tiene algo nuevo en el ritual de la merienda.

Nuevo Batido

Frente a la exigente y caprichosa chica, este hermanastro preocupado piensa novedosas caricias. Usa su glande para rozar los pezones de la Candente Jovencita. Luego abre la camisa que la nena lleva puesta y la desnuda para gozar de los refriegues. Cada vez que la frota con el pene, la cachonda gime a gusto y pide más leche. Por lo cual, él debe meter la carne en la zanja de la chiquita, sacudir su cuero para entusiasmarla. Puesto que rebota contra el clítoris, la extasiada aplaude con su cara. Famélica la cachonda observa las siguientes piruetas de su hermanastro preferido. Suspira profundo, lo desea sumergido en su rozagante coño. Eleva las piernas, él está tieso y listo para que la preciosa dé bocados a su trozo. Por lo tanto, se clava en ella, bambolea las caderas como en un Ardiente XVídeo y la llena de crema.

Galletas y Deberes

Debido a que la teen traviesa siempre oculta sus tareas, él la convence con bocados. Le da una galleta por cada vez que le explica las labores a completar. Es así que en medio de la follada, la bonita zarandea sus coletas montándose. Cada rebote es una multiplicación, da lecciones ante su hermanastro. Dice que sabe todo lo que vieron en la clase, así que él le pide un examen superior. Mientras que la preciosa da luz a esa cabalgata, el cachondo jadea. Los rebotes intensos le flamean en sus huevos, está en llamas. Además, la chica es osada, pretende que él le de premios por cada capítulo que aprendió. Entonces como en un Oriental Porno Gratis, la pone a follar con locura. Siente cada choque contra el fondo de ese coño como un galardón. Así que esta preciosa tiene sus deberes al día, está saciando su apetito y al mismo tiempo juega con su adorado hermanastro. Parece que el muchacho es el mejor cuidador de adolescentes que sus padres podrían esperar.