Homenaje en Trío a la Revolución Francesa

Visto 546 veces
50%
2
Para empezar, siente el aroma francés. Es una mezcla entre lujuria y sabiduría. Con calles repletas de historias apasionadas, estos lugareños transitan buscando calor. Es así que la muchacha de este Cam4 cruza inocentemente una esquina y es abordada por un hombre. Se detiene y le responde cada pregunta que hace. Con un acento que genera calentura, estos dos acuerdan una fiesta para rendir honor a París. Cual cortesana de el Molino Rojo, esta chica se vestirá con un lencería apropiada e irán a su apartamento.

Agitando las Aspas del Molino Rojo

Ya en casa de la amateur hay dos cachondos. Están a los costados de la cama esperando que empiece esta tarde libidinosa. Según ellos es para rendir homenaje a la historia de prostitución parisina. Lo cierto es que esperan devorarse a esta preciosa. Mientras que uno graba con Redtube, los otros están ansiosos  por lanzarse sobre ella. La fémina se acuesta y los observa. Puesto que el trío está por arrancar, la hermosa chica siente la presión por demostrar que nació en esta país por razones lujuriosas. Es así que coge cada manoseo con cara de zorra y su coño se empapa buscando atenciones. Por lo cual, los hombres enseguida captan estas señales y sacan sus pollas para que las conozca. Se presentan ante sus labios con roces ardientes y sutiles. Unas lamidas entrelazadas entre todos y ya estarán en confianza para arrancar sus deliciosas acciones francesas.

Cortesana Francesa Maneja Dos Pollas, O Tres...

Frente a el que graba, todos se calientan. Las mamadas de la zorra son excitantes y ellos entran dedos por su concha. Por lo cual, este hombre que se queda fuera de la acción, se pajea. No puede verse pero ella le dedica miradas para mantenerlo atento. Como el Arco del Triunfo, este coño recibe glande a cantidad. Uno por delante, en su boca baila en esas mucosas. El otro, detrás la folla con su espada como un mosquetero. Se intercambian de posturas y de lugares para hacer vivir la verdadera experiencia francesa. Y es que eso incluye absolutamente de todo. Con este coño y una Torre Eiffel siempre dentro, la fiesta no se apaga. La ciudad de las luces ahora tiene mucho más atractivo. El Molino Rojo sigue inspirando a sus nativos y se ejercita en cada chance. De esta manera estos parisinos le dejaron su huella a la historia nacional.