Jardineros Fornidos Y Salvajes Palean El Coño De Sexy Jefa

Visto 117 veces
90%
1
Para empezar, en la isla hawaiana la belleza es primordial. Es así que las casas lucen coloridos jardines, bellas puertas y flores que perfuman la brisa. Mientras que dos fornidos jardineros observan el problema de un arbusto, la chica se aproxima. Parece que es una Japonesa Clienta con muchas exigencias para su patio delantero. Y es que se compró hace pocos días una vivienda en este lugar, desea destacar entre sus vecinos. Conversa sobre sus aromas favoritos, el color del césped que anhela y cómo deberán dedicar ellos tiempo a sus gustitos. Riendo, los musculosos le explican la importancia de disfrutar de ese paisaje. Dicen tener respuestas para que se sienta como en su tierra natal, le darán probaditas de la carne local.

Cortando pastos y hurgando en pozo

Frente a la sexy jefa con desparpajo acuerdan un Trío Bajo El Sol. Los cachondos desnudan esas tetitas morenas, las chupan y arrancan todas sus prendas. Están enardecidos con esa preciosa, las manos actúan tan rápido como cuando podan. Así que en dúo se esmeran, complacerla es indispensable para ganar la confianza de esa deliciosa visitante. Uno la sostiene, acaricia los pezones y mantiene en pie a la chica para recibir lamidas espectaculares. Por lo tanto, arrodillado el otro utiliza su lengua como una pala, cava pozos en el agujero más mojado. Como una maceta fértil con pasto adornando su vulva la chica es chupeteada por todos sus costados. No puede hacer otra cosa que caldearse, sus ojos están desorbitados.

Regando sobre mojado

Debido a que sus calores la hacen jadear, cae rendida. Ellos ya tienen permiso para regar semen en esa linda boquita. Por lo tanto, con pollas firmes como un rastrillo de acero la penetran. La cachonda hace Mamadas Espectaculares y pajea ágil. Parece que los jardineros son recomendados por todas las señoras del vecindario, estos servicios son especiales. La cortadora de pasto tiembla a un costado, la patrona no suelta esos pedazos ni por casualidad. Mientras que succiona los cueros, sus rodillas chorrean, está candente. Sujeta sus cabellos, desde atrás el del miembro más grueso le da duro en el agujero. Por eso, la bonita alcanza una potencia sin igual en las chupadas, se deja llevar por la inercia de sus caderas. Las alocadas entradas del venoso sacian sus dudas de contratar jardineros. Ahora quiere mucho más de ellos, está asombrada por las habilidades.

Esculturas de hierro

Ya sea por codiciosa o por buscar atención, les suplica una fuente en el jardín. Los cachondos la acuestan, uno la deja cabalgar y sostenerse de la otra polla traviesa. Esa fuente carnal le rellena la boca, por el coño las aguas suben hasta salir gustosas. Están diseñando un importante accesorio para el paisaje, ella debe colaborar y aportar detalles. Mientras que el acostado jardinero Destroza Anal a la muchacha, el candente creativo se mete en el coño. Juntos consiguen una pose especial, la imitarán en una estatua que vuelque aguas sobre los arbustos. Así que complacida con sus obreros, como Petarda Oriental sacude esos laboriosos miembros. Con sus labios besa cada cuero, los contrata dichosa. Además, los cochinos se divierten bajo el sol y junto a esta chica hermosa. El placer traspasa las fronteras, esta nena es una exquisita jefa.