Le Das Leche A Gatita Abandonada- En Tu Auto

Visto 67 veces
100%
0
Para comenzar, conduces como cualquier persona, concentrado en el tránsito. Mientras que doblas en una esquina para dirigirte a la casa de tus amigos, la ves. Ella es una Japonesa Hermosa perdida en medio de la ciudad. Desesperada mira carteles, pregunta a la gente pero nadie le ayuda. Así que te impacientas, detienes el vehículo y vas tras la dulce joven. Parece que no tiene bien la dirección, algo falta en los datos que su pariente le proporcionó. Por lo cual, sensual y sin destino te mira con ganas de ser rescatada. Y tú no eres otra cosa que un buen hombre con ganas de ayudarla, verdad? Veamos si ella te agradece.

A Dónde Vas

Debido a que se sienta a tu lado pero no sabe qué hacer, la miras babeando. Las piernas de la chica son tan suaves como nubes de algodón azucarado. Parece que tus manos ásperas le provocan hormigueo, ríe a carcajadas. Juega con el cosquilleo, abre sus piernitas y te provoca a desabrochar su vestido. Extasiado con este Hallazgo XX Cumlouder no tardas en rozar sus ricos pezones. Son como dos fresas esperando un mordisco, y tú quieres ese postre. Mientras caldeas esas pechugas gloriosas en el coche, la gente esquiva tu vehículo. Y es que te están viendo en esas cochinadas, por lo que te cuidas de no volverte loquito. Por suerte, la oriental no teme, coge tus manos y acepta más mimos calientes. Ella no sabe a dónde va pero sabe bien lo que quiere.

Encuentra el rumbo

Frente a calores intensos subiendo por sus piernas, sus senos y su boca, la muchacha te abre el pantalón. En un pestañear tienes la polla dura ante la Jovencita Desorientada. La dejas hacer lo mismo que tú le hiciste, frotar y explorar nuevas pieles. Es así que dichosa pajea, busca ásperas zonas como en tus manos traviesas. Hipnotizado por sus caricias, te excitas tanto que olvidas dónde estás. Esta nena es como una gatita abandonada y tú le darás leche para calmar su apetito. Juega con la lengua en la punta de tu polla, se estimula buscando nuevos gustos. Por lo tanto, fogueado la incitas a hacer Mamadas Sabrosas. Bocados profundos de la muchacha cautivan tus venas en llamas. Chupa como una cochina famélica, pajeando al unísono y sin pudor de estar en la calle. Parece que la chiquita encontró su destino, está en tu entrepierna y es bastante rígido.