Negro Con Polla Flácida Curado Por Sexy Mamadora

Visto 962 veces
86%
3
Para empezar, ella está en un bar intentando despejar su mente. Sin embargo, ve a un hombre afligido, sollozando en otra mesa. Es así que su curiosidad aumenta, desea conocer qué lo apena. Sigilosa se sienta a su lado y pregunta sobre ese problema. Mientras que el negro le comenta que su novia lo abandonó, la mujer sorprendida indaga en esas cosas. Y es que la Madura Sexy se apasiona curando heridas ajenas. Su profesión de enfermera la inspira a aliviar dolores a cada persona que se encuentra. Por lo tanto, hace más preguntas sobre el problema. Necesita conocer cuál fue la causa de ese amor que se ha quebrado.

Negro Perturbado

Frente a esta hermosa dama, confiesa tener problemas para ponerse duro. Y es que él está muy bien dotado pero ese trozo no responde fácilmente. Necesita de muchos estímulos, si no los tiene no se endurece. La noble mujer le explica que es un caso común de personas con grandes penes. Es así que ella conoce muchas Técnicas Amateur para ayudarle. Si él está dispuesto, ella le mostrará que su glande puede romper paredes con unas chupadas. Mientras el acongojado acepta los mimos, la cachonda arrodillada lo alienta. Cada maniobra de la solidaria fémina será un deleite para saciar la vista en este Exquisito XNXX. Y es que lo que ella se esfuerza merecería medallas de oro para que cuelgue entre sus abultadas tetas.

Levantando Vuelos

Debido a que el inseguro hombre teme no poder con esta hembra, su pene cuelga. No consigue elevar la cabeza, está frustrado. Ella no lo deja abandonar la lucha, con Mamadas Potentes procura excitarlo. Chupa con todas sus fuerzas, manosea la base con su mano y jadea. Es así que lentamente el negro se pone como una piedra. Para que esté orgulloso de su dureza, ella golpea su cara con ese kilogramo de carne. Siente las venas sobre su mentón, arde empapada. Por lo tanto, desnuda sus pechugas, lo motiva a calentarla. Puesto que el moreno está interesado en follar, y no lo consigue desde hace mucho, frota la concha de esa morocha ardiente. Paladea en el agujero, con su lengua carnosa se sumerge en las aguas de una fémina amable. Y ya en llamas, abre fuego con su glande.

Refuerzos Triples

Ya sea para deslizarse mejor o para que él siga tieso, entre posturas lo chupetea. La necesidad de darle lamidas al cuero de este negro, la incitan a llenarse de leche. Así que la Guarra Morocha continúa endureciendo el falo hasta sentirlo dentro. A cuatro patas se deleita con la punta del pene en el fondo de su vagina y vuelve por más crema fresca. Sin intenciones de parar esta increíble follada, el cachondo entusiasmado menea sus caderas para contentarla. Parece que él no tiene más problemas, sólo necesitaba una hembra que supiera encenderle la llama. Su antorcha es inapagable, la carga con orgullo y hasta permite que ella domine la cabalgata. Sus litros de corridas extasían a la dama, recibe un baño seminal en su concha avezada.