Nena Japonesa Violada Por Un Pervertido Maduro en Lujoso Hotel

Visto 838 veces
94%
2
Una nena japonesa es entregada por su madre a un libidinoso turista. Parece que este sujeto quiere disfrutar carne joven como la que mira en XVídeos. Así que entusiasmado con la idea de comprar por un rato a una chiquita corre a sacar dinero del banco. Además está en un hotel lujoso hospedado. Por lo cual la mamá de la chica no desconfía de este hombre. Está necesitando dinero para mantener a la familia y si ella puede hacer esfuerzos, su hija también. Después de todo, en algún momento hará esto y gratis.

Niña Sonrojada

Frente a esta extraña experiencia la jovencita está con mucho pudor. Desnuda como su madre indicó, espera las órdenes del hombre. Sentada en la cama con las pequeñas tetas al aire y un coño depilado se ruboriza. Además su rostro muestra temor pero obedece con sumisión a cada orden. Este pervertido la está grabando con una Cam4 y ella no dice una palabra. Simplemente baja la mirada y se pone la ropa que él indica. Se trata de un traje de baño para natación color azul. Parece que este libidinoso tiene una fantasía con nadadoras asiáticas. Así que esta es una oportunidad perfecta para cumplirla. Por otro lado, este traje es especial.

Obedeciendo sin Chistar

Le ordena sentarse y abrir sus piernas. Debido a que el bañador tiene un agujero en el sector del coño, él lo abre. Saca un vibrador y lo friega por todos lados. Cuando la chica siente este cosquilleo se retuerce. Nunca vivió algo similar, no tiene experiencia con estos juguetes. Por lo cual él se deleita con su ingenuidad. Inmediatamente confirma que la chica es pura como la nieve. Está babeándose ante esa carne fresca y sin degustar. Es así que sigue hasta que la deja empapada y con muchas dudas. La muchacha no sabe cuando acabará de hacerle cosas.

Ultrajada pero sin Quejas

La está por follar como a él le gusta. Ordena que se arroje en la cama para hacerle algo atroz. Como sabe que es virgen y no comprende, usa su glande para romperle el coño. Estas violaciones a la chica le están resultando dolorosas. Parece que cada penetración que él hace con potencia le duele por demás. Sin embargo, no intenta defenderse ni hacer nada contra este adinerado. El maduro incluso se da el lujo de besarle y recibir una sonrisa. Es posible que al final la muchacha haya gozado algo o esté feliz porque ya está saliendo de su coño. Entonces le enseña un rostro calmado y una mueca de alegría. También se da el lujo de hacerla probar la punta de su polla y largar semen en esa boca novata.