Paisaje Inesperado: Mira A Su Chica Follando Con Un Extraño

Visto 174 veces
50%
2
Primero, una dupla refinada de la ciudad transita por carreteras desconocidas. Mientras que el sol alumbra la tarde los adinerados disfrutan del paisaje. Todo parece estar bien hasta que el coche falla por causa del mal camino escogido. La chica se enfada con él, le dijo varias veces que no quería ir por allí. Discuten asoleándose hasta que él tiene el poder de controlar de nuevo el vehículo. Por lo tanto, acuerdan continuar por esa ruta hasta obtener algo divertido por hacer. El hombre enciende el motor a prisa, en segundos hallan a un sujeto pidiendo auxilio. Ahora están en algo más entretenido, la Rubia Ardiente lo obliga a detenerse.

Conocedor desconocido

Frente a ese hombre en aprietos ella se siente liberada, el enojo con su novio coge una forma inesperada. Parece que tiene todas las intenciones de perturbar a su pareja, voltea para conversar con el desconocido. Debido a que él es un ciclista le señala el camino hacia el destino que pretendían llegar. Contenta por esos datos, le muestra las pechugas, lo mima y caldea a su furioso enamorado. Rabioso los mira por el espejo, no puede hacer demasiado, cuando a ella le surgen esos caprichos nada ni nadie puede detenerla. Llegan juntos a un extraño sitio en las montañas, una bañera los aproxima al paisaje. La Guarra Provocadora desciende del auto y coge las riendas de su conquista. Besa al desconocido, arrodillada suplica conocer el bulto que tiene para iluminar ese extraño día.

Ascensos y descensos

Debido a que el sol cae tras las colinas ella se caldea por demás, su novio quedó fuera de esta aventura. Sabe que la está mirando entonces se esmera en hacer Las Mejores Mamadas Al Aire Libre. Cada succión es intensa, paladea los bordes del cuero enardeciendo al sujeto. Sin parar de mover su cabeza, agiganta la garganta para sumergir aún más esa polla rígida. A gusto con las venas del hombre, espera poder disfrutarlas en su vagina, está cachonda. Utiliza las manos, pajea como una zorra y chupetea cada milímetro. Mientras que ella hace estas chupadas su novio en el coche aguarda por la venganza más atrevida. Y es que no la dejará en medio de las montañas, ella es un poco mala pero demasiado bonita. Tiene que aguantarse ver la boca de su chica en la pelvis de un extraño.

Paisaje inesperado

Ya sea por lo que adora a su chica o por la gracia de ella para enfurecerlo, no puede parar de mirar. Los ve caldeándose en el punto más fogoso del atardecer, intenta no calentarse pero es imposible. Cuando los observa solo piensa en Calientes Vídeos XXX ella parece salida de una escuela para putitas caprichosas. Puesto que la polla del muchacho es gruesa, está salivada y dispuesta a todo, le enseña el coño. Percibe que el ciclista tiene piernas fuertes para aguantar folladas sin pausas, se empapa con la primer entrada. El novio continúa gozando el paisaje hasta caer la noche su chica se complace con el ajetreo propiciado por ese extraño de cuero áspero.