Parejita Con Juguetes: Folladas Con Cuentos De Pinocho Y Sirenita

Visto 92 veces
100%
0
Primero, esta parejita adolescente siempre está en búsqueda de nuevos juguetes. Como buenos orientales adoran el animé, los cuentos y jugar sin parar. Es así que el cachondo muchacho consiguió algo especial. En una tienda de máscaras, una asomó su nariz para intrigar al chico. Y es que ese especial accesorio tiene un consolador incorporado. Mientras que sumerge sus narices en el coño de la bonita, ve de cerca las reacciones. Ansioso por usar su nuevo juguetito busca a la Hermosa Japonesa para hurgar en su zanja. Cada meneo de la cabeza es una entrada, la chica está extasiada, él divirtiéndose.

Versión de Cuentos

Debido a que les encanta jugar, él le propone recrear al famoso cuento de Pinocho. Mientras más mienta la chica sobre su goce, a él más le gustará que su nariz crezca en ese coño. Por lo cual, en un fabuloso encuentro ellos menean sus placeres más infantiles. La preciosa abre las piernas, su vagina será el cubículo donde este muñeco de madera dejará salir sus peores mentiras. Apasionados con el Cuento XX Por Youporn, los teens no paran de jugar con esa mascarilla. Chorreando, la muchacha sonríe y procura hacerlo caer en trampas. Ella desea que mienta tanto como para rellenar su vientre con esa dura nariz plástica. Están excitados con la fantasía, son dos niños jugando en nuevas tierras, sábanas.

Pulpo a la Vista

Puesto que adora contentar a su Bella Jovencita, compró tantos juguetes que puede completar un libro de cuentos entero. Así que cuando la ve mojada, se coloca un dispositivo nuevo. Sobre su polla unos tentáculos se asoman. Ese brazo carnal ahora se convirtió en un personaje de la Sirenita. Y es que la muchacha adora navegar. Sumerge el trozo en su boca y como a un delicioso postre lo succiona. Esas protuberancias cual tentáculos se afirman en sus mejillas. La cachonda debe chupar tan fuerte que las Mamadas Potentes surgen por sí mismas. Mientras que su lengua cual Sirenita viaja por las venas, la bonita posa sus rodillas cerca. El pulpo ya está con sus brazos firmes para acompañar a la bella sirena en su viaje. Frente a ella se sumerge en el coño para enfrentar mares calientes y muchos aullidos.