Peones Le Enseñan A Chica Fina A Domar Animales Salvajes Y Recoger Leche Fresca

Visto 97 veces
71%
2
Para empezar, la vida de campo requiere mucho trabajo. En las mañanas es preciso y sin descansos regar las plantas o cosechar. Por otro lado, los animales deben comer y a las vacas se las debe ordeñar. Mientras que los hombres hacen las labores más pesadas, las muchachas colaboran con tareas adecuadas a su capacidad. Y es que estas Japonesas Campestres saben que no se deben agotar, ellas se ocupan de actividades muy importantes. Las féminas les propician entretenimiento a los granjeros, les dan energía para que sigan con los duros trabajos. Además, adornan el paisaje con sus bellas siluetas, hacen de la vida en la granja un deleite.

El Ordeñe

Frente a la chiquita más inexperta, los hombres se babean. Ella es la hija de un importante productor, todos desean que les brinde un Trío Delicioso. Y es que en los descansos a mitad de la mañana, la producción de esperma es acaudalada. Sienten el sol sobre sus pantalones, la brisa besando sus cuellos curtidos y ganas de hamacarse sin preocupaciones. Es así que la chica los observa, acepta el primer encuentro con los peones de su granja. Mientras que se coloca a cuatro patas como una vaca, uno desde atrás la penetra. Hace alusión a los tarros que llenan de crema, la bonita será como esos recipientes para los cachondos. Juegan a que ella los ordeña, son divertidos y están ansiosos por complacerla. El otro hombre se posa delante de la nena. Le cuenta una anécdota con las crías de las vacas y ella enseguida comprende. Sumerge la polla entre sus labios, chupetea. Puesto que las Mamadas Al Aire Libre son ideales, ellos disfrutan de las cavidades de la muchacha.

Los Animales de La Granja

Debido a que ellos están en llamas, no pueden evitar enseñarle lo que saben. La hacen montar como si se tratara de caballos salvajes. Y es que desean que la chica pueda domar animales de ser necesario. Con estrategias para follarla en dúo, los cachondos la sumergen en el sano trabajo del campo. Sacuden sus nalgas, le curten las piernas y abren paso por esa tierra húmeda. Mientras que la bonita coge la información, sus posturas varían. Luego de rebotar como una domadora de pollas erguidas, aprieta sus labios para resguardar la leche obtenida. A cuatro patas cual hembra en plena reproducción, satisface cada glande. Es así que la Follada Campestre Cam4, calienta las brisas matinales. Cuando los cachondos tienen un momento a solas con ella, le dan lecciones. Uno le explica la importancia de arar y otro cómo se debe regar. La hermosa chica sonríe ante cada lección, sus peones saben mucho de labores rudimentarias.