Putita Novata Destrozada Por Dos Pollas Sin Piedad De Su Concha

Visto 105 veces
57%
6
Para comenzar, la nena se para en la esquina de una calle solitaria. Está en medio del centro de la ciudad, su madre la envió a ganar dinero para la casa. Es así que como otras Japonesas Putitas espera a un cochino para pagar su comida. Mientras que su ropa provocadora tienta a libidinosos, un hombre elegante le hace señales con los dedos. Él se hospeda a unos pasos de donde está esta lindura, le ordena subir a su habitación. La niña desea ganarse buenas propinas, su madre le indicó trabajar duro y ser sumisa. Por lo tanto, abre la puerta y es arrojada en un sofá, sin chistar abre sus piernitas.

Crujidos en el estómago

Frente a esa follada brutal, la chica tiene dolor de panza. Y es que no come desde hace muchas horas, el cachondo se da cuenta y por eso la lleva a su cama. Se coloca una máscara, no quiere salir en el Ardiente X PornHub que graba. Mientras que la preciosa cierra sus ojos, otro sujeto ingresa a buscar esa concha novata. Para calmarle el apetito ordenan que haga Mamadas Potentes Succionando, sin parar rellena sus cachetes con cuero blando. Consigue endurecer a los calientes puercos que ofrecen pagar extras. Lame bien hasta la base del falo, su paladar lozano se raspa con venas gruesas. Por lo tanto, la ingenua ramera experimenta las primeras folladas orales de su carrera. Respira hondo para no asquearse con tanta carne, necesita llevar ese glande hasta el fondo de su garganta. Por suerte, el ajetreo que el otro hombre le da la ayudan a hacer un buen ritmo de chupadas.

Dos por un hueco

Ya sea por osados o por maliciosos, estos cachondos procuran un Trío Bestial. Decididos a sacudir las entrañas de la muchacha la follan con suavidad hasta empapar los bordes del agujero. Necesitan deslizarse en ella como unos puercos en el chiquero. Así que gustosos con la humedad, prueban algo de lo que la zorrita no tiene idea. Uno penetra el coño y aguarda al compañero, rozan sus pollas dentro de ella. Es tan impresionante la dilatación que fuerzan que esa nena podrá ser una puta con todas las letras. Los siguientes clientes pensarán que lleva años en la calle, su concha está estirada a niveles increíbles. Disfrutan saboreando los límites físicos de la teen, se caldean y le prohíben retirarse hasta que se aburran. Por lo cual, la chiquita permanece al servicio, obedece por temor a no cobrar de esos atrevidos cochinos. Y parece que ellos no la dejarán hasta ver todos sus agujeros dúctiles para el oficio. Desean destrozar a la novata, le dan tan salvaje que producen intensas sensaciones.