Raro Semental se Excita con Látex y Entorno Conflictivo, Por suerte una Blonda Cumple sus Exigencias

Visto 353 veces
82%
2
Para empezar, en este Cumlouder verás que cada fetiche encuentra quien lo satisfaga. Así que si tienes alguno o intenciones de obtenerlo quédate tranquilo, podrás llevarlo a cabo. Es así que este cochino alemán de hoy, tiene uno muy extraño. A él lo excita el látex y necesita que las chicas tengan algo de este material encima. Si no lo tienen su polla se pone flácida y no funciona. Por otro lado, tiene una obsesión contra los norteamericanos. Los ve como un mal para el mundo y a su historia como algo macabro. Este Vídeo XXX se lo dedica directamente a la casa blanca.

Cúmulo de Necesidades Exquisitas

Debido a que este apuesto chico tiene muchas exigencias para lograr complacerse, crea su propia fantasía. Prepara un escenario en el que tiene un cajón de madera simulando contener a un americano. De modo que con una calavera encima, y una bandera americana detrás simula estar en una guerra. Este extraño sujeto consiguió seducir a una rubia hermosa y ella le complace el deseo de usar las botas que le compró. Este calzado es rojo, hasta la rodilla y por supuesto de látex. Al verlas puestas en la chica bastó para endurecerlo, se motivó de inmediato.

Doble Goce

Hace que la amateur se siente sobre ese baúl. Todas sus perversiones son reunidas en un mismo sitio. Por lo tanto, con ese látex delante de la bandera que pende en la pared, le chupa la concha. La quiere incitar a seguir sus raros juegos y follar intensamente. Parece que con sus lamidas lo consigue, porque la preciosa recibe este glande en su coño con gratitud. Le da bien duro sobre esa madera y parece que la astillará en cualquier instante. Ella gime de un modo que lo calienta demasiado. Así que la coge en sus brazos para chocar el fondo de ese coño. El látex de estas botas le roza la cadera y este hombre no resiste ante este elemento. Se vuelve una bestia dentro de esta muchacha.

Apuntando justo

Luego de que le de unas mamadas y chupe sus huevos, él estará a punto para volver al juego. Mira esas botas coloradas y se pone firme como una roca. La preciosa deja que esté sentado y ella le da la espalda. Puesto que tiene que embocar bien su coño para meterse la polla, sigue las instrucciones de este peculiar semental. Follan un rato hasta que le pide que salga de encima. No aguanta mucho tiempo con alguien más en dominación del ritmo. Por lo tanto, la preciosa le acaricia los huevos mientras se pajea y le vuelve a dar chupadas. Consiguiendo que se estimule con todo el entorno y estrategia a su favor, este cochino se corre sobre sus tetas. Embadurnada y satisfecha se unta los pezones con este delicioso esperma.