Rosas Rojas Entre Amores Perros

Visto 97 veces
93%
1
Para empezar, tenemos que comentarte algo especial. Serás parte de un encuentro con el que te sentirás identificado, esperanzado y serás el confidente. Puesto que el Amateur Amoroso está ante la puerta de una chica a la que adora, sabes lo que se siente. Tus experiencias pueden asemejarse a las del candente muchacho, eres osado. Él apuesta todo a la preciosa chiquita que lo desvela en las noches. Su corazón late sin parar, está obnubilado. Mientras que el amor lo guía a comprar rosas, imagina un beso de agradecimiento de esa hermosa dama.

Declarando Pasión

Frente a la puerta de la Jovencita Colegiala, él tiembla. Suda, se frota las manos en el pantalón y seca gotas espesas. Parece que es inminente, la chica abre la puerta y tartamudea. No sabe qué decir, hipnotizado la observa. Le da las rosas rojas que escogió, el color de la pasión representa lo que siente por ella. Es así que la sorprendida teen lo invita a entrar en la vivienda, algo confundida pero halagada por las atenciones. Tú los miras, recuerdas acontecimientos similares o tus intenciones de hacer lo mismo con esa nena que te exaspera. En este Apasionante Redtube no hay lugar para dudas, la estrategia del cachondo es apostar todo a este día. Por lo tanto, en el sofá de la chica hace todas sus confesiones. Le jura amor, lujuria y satisfacerla en todo lo posible.

Probando Al Enamorado

Debido a que la preciosa se empapa con cada piropo, solicita una prueba de amor salvaje. Le dice tener interés en follar brutal y que le dé señales de cómo es como amante. Así que el asombrado cachondo te mira cual cómplice de sus hazañas. Hierve de pies a cabeza, su polla se eleva con las palabras de la bella muchacha. Sin dudar un segundo, eleva esa falda y baja su cremallera. Está listo para follarla como la Guarra Perra que es. Desde atrás la atraviesa, desorbita sus ojos y se quita las ganas de invadir el coño de esa nena. Alocado sacude la concha de la chica y la hace mojarse. Por suerte, ella monta como una putita sin tapujos y acepta al nuevo amante. Enroscada entre sus propias piernas, esboza una flexibilidad extrema. Ahora él está más enamorado que antes, no puede salirse de esa hermosa fogosa. Excava hasta las profundidades y celebra su valentía al momento de golpear esa puerta con rosas rojas.