Rubia Arde Cuando Le Meten Carne Por El Culo

Visto 459 veces
82%
3
Primero, esta sexy nena es imposible de contentar. Tiene gustos exóticos, le agradan las medias altas y llevar pantalones cortos durante todo el año. Es así que el pretendiente le obsequia unas ralladas para que adorne sus hermosas piernas. Puesto que está loco por ella trabaja durante meses para que la Preciosa Rubia acepte una invitación a su hogar. Los esfuerzos de conquistarla tienen su premio, ella da el sí durante un día de invierno. Ingresa a la casa del muchacho y enseguida coge asiento en el sofá de cuero. Es posible que la cochina tenga fetiches con las telas o elementos, acaricia el sillón con suavidad.

Babeando en sus piernas

Frente a la chica él no resiste el deseo de mimarle el coño. Una mano se cuela entre las piernas y alcanza el clítoris con astucia. Empapando a la bella blonda se contenta con desnudar lentamente este cuerpo glorioso. Cada desliz es un deleite, la saborea poco a poco. Ya sea porque su corazón late fuerte o porque la nena es un plato caliente, el Amateur Cachondo procura no quemarse. Utiliza su inteligencia, besos y dedos para abrirse camino al paraíso terrenal. La chica se deja guiar, está entregada a su pretendiente más atento. Ya no tiene las bragas puestas y él le hace unas caricias en el agujero trasero que la extasían. Una falange se sumerge en el culito de la linda nenita, por el coño exquisitas lamidas la mojan para acompañar. Retorciéndose en el sofá la cachonda gime como una puerca sideral, las tetas se le endurecen, está lista para ser el postre del dulce hombre.

Gritos de súplica

Debido a que él no cesa, ella aúlla desconsolada. Ese fuego en sus agujeros es lo más intenso que ha experimentado en la vida. Retorciéndose la Mojada Jovencita cierra los ojos y se transporta al placer más fuerte. Un orgasmo atraviesa su cuerpo, no está segura de qué agujero le da ese deleite. En su culo la dilatación es prolongada, como si algo le indicara que está allí la mejor práctica. Mientras que él mira a esa delicada nena doblándose por el escozor, su polla endurece. Gemidos agudos resuenan en las paredes, son súplicas de ser follada fuerte. Por lo tanto, el macho prudente acaricia las piernas de la bonita y la desliza a una pose evidente. En cuatro puede maniobrar mejor los orificios y hacerle un Anal Inolvidable. Como una perra frente a su enamorado la cachonda goza bamboleándose, está ensartada por el culo y lo adora. Las pechugas saludan al sillón, penden encima del cuero marrón y él las sacude dichoso. Este hombre tiene al fin su premio por un cortejo duradero y dificultoso. Finalmente, puede embadurnar ese culito ardiente con crema espesa y caliente.