Salvaje Blonda Atravesada Por Polla Negra, Gruesa, Bruta E Incansable

Visto 110 veces
80%
3
Para empezar tienes que saber algo, las Rubias Calientes están en todas partes. Estas cachondas buscan alimentar deseos intensos, son insaciables. Mientras que dan una imagen dulce, sus caderas piden ajetreo. Y es que no pueden disimular su verdadero ser, son unas putitas por naturaleza. Es así que en esta ocasión la cachonda no teme en confesar sus fantasías, ella quiere la polla más venosa de la tierra. Puesto que le aconsejan contratar o seducir a un negro, ni lo duda. Lo cita en su hogar, tiene un sofá firme que aguanta bien sus aventuras. Tres golpes en la puerta indican que la visita está afuera, ella imagina que él ha hecho sonidos con su falo y se empapa.

Sillón embebido en aguas

Frente a ese fornido moreno la estupenda blonda enseña su mejor lencería. Parece que él olfatea ese coño mojado, la abre de piernas y se arrodilla. Utiliza sus carnosos labios negros para chupar el coño de la chica, ella aletea de alegría. Su clítoris se endurece, sus piernas temblequean y su pelvis cosquillea. Es así que el negro inicia la follada más caliente, esta Amateur Cachonda tendrá lo que merece. La maniobra por los almohadones, introduce una lengua regordeta en el agujero y empapa aún más a la preciosa. Cada succión es un gemido, ella está enardecida y él disfruta conseguir esos aullidos. Con la polla enorme dura se relaja. Desea que esta muchacha pruebe esa barra enorme de chocolate endurecido. Por lo tanto, gatea hacia él, hace Mamadas Profundas tanto como puede. Y es que el grosor de ese falo es difícil de meterse a la boca, como buena puerca introduce todo lo posible.

Todo es posible

Debido a que ella suplica por ese pedazo caliente, él le golpea el mentón y le da la orden para follar como bestias. Es así que la impaciente se aúpa, piensa que romperá sus pieles pero aguanta bien. La polla estira el pequeño agujero de la blonda, se ensarta en el fondo y no deja espacio ni para una gota de leche. Mientras que la cachonda confundida balancea su pelvis, la excitación que consigue es extrema. Jamás ha experimentado algo similar, mareada disfruta de las cabalgatas más sabrosas. Con las mucosas degusta chocolate en cada rincón, desde atrás el moreno folla a la Guarra Blonda sin piedad y le hace desorbitar los ojos. Por lo tanto, abrumada se convence de que todo es posible en su vida. Ahora sabe que gozar como siempre ha querido es increíble. El negro le da duro, guarda un caudal impresionante de crema para acompañar el color de piel de esta puerca refinada. Sin tapujos ella jadea, es una cerda revolcándose con gracia, le agrada.