Soldado Explora Terreno Y Encuentra Latina Patriota

Visto 605 veces
100%
0
Parece que en medio del monte, un soldado explora. Sus botas se sumergen en el fino polvo y su camisa oscura trasluce el sol. Mientras que da pasos para conocer el terreno de batalla, estudia cada escenario de enfrentamiento. Hay huellas en los pastizales, por lo que está seguro de que alguien vive cerca. Así que olfatea para guiarse por los sentidos más desarrollados. Tiene que hallar la casa de esos civiles antes de que se abra fuego. Además, salvar muchachas desprotegidas es su interés principal. Como soldado amateur tiene que compadecer a inocentes. Sin descanso transita buscando esa vivienda, hasta que ve un punto blanco en medio del horizonte. Es una casa, pequeña y rodeada de árboles. Con sigilo, el combatiente se inmiscuye por la puerta del patio.

Aliados Estratégicos

Frente a su interrupción en la sala, una chica latina de aspecto rudo lo interpela. Y es que ella también participa como partidaria de la causa. Poseen el mismo interés, la liberación sudamericana. Así que al cruzar miradas, suspiran. Él tiene que verificar que esta muchacha sea de su partido y la interroga. Discuten un poco sobre técnicas de combate y ella le promete ajustar su rifle. Con prendas de cuero que contornean su excelente figura, se acerca. Segura de que puede aceitar su cañón para deshacerse de enemigos, lo descubre. Un venoso de fino porte y textura rígida como el metal. Mientras que lo acaricia, su boca arde impaciente. Y como es una buena recluta, obediente, se arrodilla. Necesita hacer Mamadas Álgidas para limpiar desechos de pólvora. Chupetea y succiona con las manos acompañando el ritmo. Es así que el aseo del fusil reluce.

Incondicional Siempre Lista

Debido a que esta guarra latina conoce las necesidades de los oficiales en ejercicio, se comporta. Sus lamidas son precavidas y no dañan el uniforme del sujeto. Cuando él se desnuda ante ella, la cachonda obtiene el permiso para su propio descubrimiento. Retira sus ropajes apretados y su excepcional físico lo seduce. Ve ese rifle apuntándole al coño y lo calma con dulzura. Puesto que es una Petarda Militar, sus chupadas lo provocaron demasiado. Ahora tiene que tranquilizar al soldado con sus mejores estrategias. En el sofá sentado, dirige el cañón hacia el techo. Ella cual objetivo del fuego se introduce el extenso falo en el coño. Bambolea sus mucosas deleitando al cachondo, su ojete descomunal rebota para su gusto. Además, la preciosa fémina se abre para follar con él en toda postura. Sus piernas abiertas cual terreno en rendición, procura entradas profundas. Parece que este recluta encontró un área de confort segura. Su merecido descanso y placer son otorgados por la nena más patriota.