Te Enfureces Y Le Destrozas La Boquita-POV

Visto 109 veces
90%
1
Para comenzar, debes agradecer a ese amigo que te sumergió en esta aventura. Él publicó un anuncio diciendo que eres un agente buscando modelos. Es así que una Amateur Chiquita golpea a tu puerta con un atuendo ardiente. Lleva pantalones de jean cortos, un top rosado y promete ser buena en lo que requieres. Sorprendido le permites sentarse en tu sofá, le dices harás una prueba para ver cuánta habilidad posee. Mientras que ella platica, imaginas todo lo que le harías. Eres un cerdo pero tienes razones para pretender follarte a este deliciosa nena. Y es que con solo verla nosotros también queremos ensartar nuestras carnes en ella.

Modelando en tu sala

Frente a tu atónita mirada, ella duda un poco. Por lo tanto decides disimular y las órdenes con una voz fuerte. Demuestras autoridad, debe saber que mandas y es una candidata más. Es así que le solicitas que desnude su cuerpo con movimientos sensuales. Por suerte, te sorprende con meneo y cadencia excepcionales. Gatea como una bonita felina buscando su plato de leche, actúa como buena y haciendo Mamadas Preciosas te convence. Le das tu trozo para saciar su sed, chupetea, lo abraza y succiona sin temores. Mientras que tus piernas se abren delante de ella, tus venas surgen turgentes, son como ríos acaudalados. Sientes que corre sangre espesa, tienes la cabeza del falo inundada y esta nena paladea hasta el fondo de su esófago. Parece que la Petarda Brincando sobre tu trozo consigue excitarte demasiado, te incorporas enfadado. También ella arde por lo que abre la boca sin dudar en lo que le harás a esos labios.

Rabioso sin límites

Ya sea por calentura o por no poder controlar tu glande, la arrodillas. De pie le enseñas quién es el jefe, posas tu polla en el fondo de su garganta. Chocando el paladar de la chica, destrozando sus mejillas y volcando leche en sus dientes te reconfortas. Mientras que intentas acabar con el asunto ella succiona con delicadeza y te retorna tu calentura. Por lo tanto no puedes detenerte, esta Guarra Chupadora convierte tus respiraciones en lava caliente. Humeas, la quieres abandonar con espesas corridas en sus campanillas pero no puedes. Y es que en cada oportunidad aumenta el ardor que tienes en los huevos, follando esa boca con brutalidad sostienes tu cuerpo. Atraviesas a la chica, rebotas contra su nuca y le desorbitas los ojos. Puesto que no temes en hacerla trizas coges sus cabellos, la maniobras a gusto. Sin pensar en nada más que en emanar toda esa crema acumulada, sin parar refriegas tu cuero en esa boca mojada. Cuando estés preparado, bañarla será sólo un trámite. Le rociarás leche por la cara, quemarás sus párpados, nada importará.