Teen Colegiala Castigada Por El Nuevo Director

0 views
0%

Para empezar, este colegio es muy estricto. Las Jovencitas Religiosas asisten con uniforme, son pulcras. Mientras que los profesores se ocupan de controlar a las adolescentes, ellas crecen a su vista. Y es que las conocen desde pequeñas, van a esa escuela desde niñas. Es así que las reglas deben mantenerse, no puede mediar cariño o preferencias. Cada día es un reto, las autoridades lo saben y están alertas. Sin embargo, como en toda institución las cosas suceden. Un director se jubila y el nuevo está acomodándose en el puesto. Es joven, apuesto y las chicas crean alborotos para visitar su oficina.

Las nenas del pasillo

Frente a la llegada del nuevo director, las muchachas enloquecen. Hacen apuestas en los recreos, todas quieren follarse al sujeto. Y es que son Amateurs Colegialas, solo pretenden mostrarse rebeldes. Sin embargo, la más popular consigue un reto épico. En la oficina de dirección provoca tanto al hombre que sus bragas humedecen. Se frota la pelvis, lo enloquece lentamente. Puesto que el cachondo enrojecido la mira con temor, la chica lo introduce al juego. Es descarada, sin pudor eleva su falda. Él ya está en llamas, quiere castigar a esa muchacha pero no del modo en que las normas lo establecen. Con chupadas a ese coño novato también consigue alocar a la adolescente. Lame bien la zanja de la pequeña atrevida, luego con la polla dura la incita a hacer Exquisitas Mamadas. El escritorio tiembla, la llave en la puerta alerta a una secretaria.

Ganadora doblemente

Ya sea por gusto o por ganarle a las otras chicas, esta muchacha abre sus piernas. Encima de las hojas del director permite entradas extremas. Su rozagante coño es invadido por venas gruesas, el candor la impacienta. Por lo tanto con la pierna elevada contenta su fondo y aúlla leve. Tiene tanta energía que no suelta ese cuero, lo aprisiona en paredes firmes. Mientras que la Excitante Cabalgata Youporn ablanda los asientos, la preciosa suplica nalgadas fuertes. Parece que ya nada le importa, sus jadeos se oyen en sanitarios y hasta en aulas vacías. El cachondo tiene la mente en blanco, esa pequeña está destrozándolo. Y es que es tan excitante que agradece al cielo su puesto, reza para conservarlo.

Por otro lado, la nena implora unas montadas más fuertes. Incansable mantiene la oficina del director ocupada, los vidrios se empañan y los golpes en la puerta la motivan a menearse potente.

From:
Date: abril 30, 2020