Teen Endemoniada Folla a lo Bestia con un Sometido

Visto 666 veces
84%
5
Una inocente jovencita religiosa está admirando la iglesia de su religión. Puesto que es europea no se siente merecedora de entrar en esa mezquita a la que venera. Desde el otro lado del parque escucha los llamados a oración y se concentra. Parece que esta nena es algo tímida y cuando un desconocido se acerca lo ahuyenta. Este joven muchacho la interrumpe para ofrecerle una tarde juntos. La vio allí parada y quedó excitado con su personalidad sumisa. Sin embargo, la bonita teen lo deja ir y se arrepiente a los segundos. Hace la señal de perdón al Creador y sigue a este extraño.

Culposa Chiquita

Frente a esta amateur ingenua entrando a su departamento, el hombre se descontrola. En el pequeño espacio que alquila, la deja entrar en su cocina y sigue sus pasos. Aborda a la chica con violencia y la sostiene entre sus brazos. Toda su fuerza es puesta sobre ella para manosearle el coño y calentar rápido el asunto. Sin embargo, la preciosa se zafa y enfadada emprende su escape. Nuevamente, a la caliente pequeña se le mezcla la culpa entre sus pensamientos. Y es que como quiere ser una buena chica, sabe que esto no está bien. Sin poder controlarse más, vuelve sobre el joven. Este muchacho está desorientado, confundido sobre la pared y sólo la deja hacer lo que quiera. No quiere volver a pelear con ella para conseguir una follada.

La Cruz que Más le Agrada

Sin tapujos y con prisa para no arrepentirse de nuevo, la chiquita le quita la ropa al chico. Sus manos se deslizan con rapidez y sus rodillas se pliegan. Es así que esta se agacha para rezarle a un glande masculino. Haciendo cruces con la punta de su lengua en las mamadas, se reconforta. Tal vez cree que con estas señales será perdonada ante la divinidad. Apasionada con esta polla dura que supo cautivarla, la petarda chupa sin pausas. Con sus mejillas curtidas por las venas de este falo, medita cada maniobra. Pensativa y con calor subiendo por sus pulpas, la teen se exaspera. Se chupó tanto este cuero que ahora no sabe qué más hacer para complacerlo.

La Biblia se Quemó

Besándolo con el sabor a semen aún entre sus labios, ella siente este glande rozar su cadera. Está demasiado excitada, nunca vivió algo como esto. Sólo mira XVídeos cuando se porta demasiado bien, y luego lo confiesa para obtener perdón de su sacerdote. Ahora experimenta algo extraño. No tiene tanta culpa por divertirse, incluso busca que este guarro la folle con desenfado. Sobre la mesada le abre sus puertas para elegir por donde entrar. Mientras que este cochino le revuelve el coño, la bonita lanza llamas por su piel. Si la vieran en su parroquia pensarían que necesita un exorcismo. Es así que cuando este chico luego de un buen ajetreo le deja corridas en la concha ella no lo acepta. Quiere mucho más.

Bendiciendo la mesa

Suplicando más carne va con él hasta la mesa de la sala. Lo acaricia incitando a que se le pare de nuevo. Y obtiene una polla tan dura que la dejará enrojecida de tanto bamboleo. De espaldas este lujurioso la folla lo más fuerte que puede. Con un ritmo violento para que se sacie. Por lo cual la da vuelta también para dejarle cada cara contenta. La flexible chica estira sus piernas y recibe sin pausas. Su inflamación es visible ante cualquiera que mire esa vulva. Además esta diabólica se sienta sobre este trozo caliente y se hamaca contorsionándose. Es como una bestia sacando a la luz su rostro más oscuro. Da temor ver la capacidad de follar de esta chica. Cuando se calma, lo rechaza y golpea con bofetadas atroces. Luego vuelve a calentarse y lo busca para follar duro. Sin dudas hay algo mal con esta ricura.