En Tu Cama Una Playa: Quemas, Bronceas Y Te Metes En Las Sombras

0 views
0%

Parece que tienes planeado un gran día de playa. Te acompaña una linda nena, así que entendemos por qué quieres asistir a este lugar. Debido a que esta Amateur Hermosa es tu cita, le haces piropos e intentas complacerla con jugos y atenciones. Mientras que el sol baña su cuerpo, tu mente la desnuda aún más. Por lo tanto, cada roce de la chica en su piel te provoca la locura, no ves la hora de que se canse de estar allí e invitarla a tu cama. Con desparpajo le hablas de las próximas actividades, juras que harás todo para crear olas brutales en su vagina.

Tu turno

Ya sea por humor o por gracia consigues que ella ría a carcajadas. En tu apartamento la conduces al lecho, tienes una astucia admirable. Mientras que la ves sonriente le dices si te hace el mismo favor que tú le hiciste. Y es que quieres proteger tu piel con algo de crema. Por lo cual, la cachonda enseguida asiente, no sabe lo que le espera. Tienes la crema dentro de tu polla, la convences de que quite la tapa con sus labios y la desparrame lentamente. Por lo tanto, las Mamadas Deliciosas comienzan, la llevas a un juego entretenido y ella está dispuesta. Chupetea con gusto, puede verse su cara de placer con cada succión que realiza. Además, las manos suaves no sueltan tu carne, eso significa que quiere más de tus venas erguidas.

Quemo más que el sol

Frente a la Petarda Descontrolada prometes llevarla a la playa de nuevo sin moverte de esa cama. Y es que estás en llamas, le prometes achicharrar cada uno de sus poros. Mientras que la linda nena se pliega para enseñar sus agujeros, te impacientas y acomodas tu glande para el juego. Caminas un poco, dejas que la leche fluya hacia la punta del trozo. Es así que cuando te aproximas, la ves dilatada. Parece que ella adora follar por su lado posterior, su culo suplica escozor. Sin piedad del ojete de la cachonda atraviesas el hueco con una polla fibrosa. Le das Duros Anales, te contentas meneando el falo en esas profundidades. Está tan estrecha y rica que no consigues parar de bambolearte. Además, con su postura te facilita llegadas muy hondas, la adoras. Le das tanto roce como la arena más cálida, no paras.

From:
Date: marzo 27, 2020