Vuelo De Morena En Helicóptero: Aterrizaje Trasero

Visto 104 veces
100%
0
Para empezar, el cachondo está entusiasmado. Este es su gran día, el turno con la chica que ha estado esperando. Y es que ella lo merece, es una morocha estupenda con curvas calientes. Golpea tres veces a la puerta, él sale de la ducha y corre hacia ella. La calentura del hombre al oír el nombre de la chica es tan fuerte que su polla raspa la toalla haciendo que resbale. Por suerte, la Amateur Putita no se sorprende, lo acaricia un poco y le sonríe dichosa. Parece que las pollas duras son halagos para la muchacha, disfruta verlas ante sus ojos.

Mira mi helicóptero

Ya sea por entusiasta o por alardear, él maniobra su pene. Ella encantada ve movimientos circulares de esa polla rígida y esbelta. Mientras que camina al interior, un sofá cobija una charla veloz. Parece que la fémina necesita pasar a la cocción de una Follada Ardiente Cam4. A esta chica no le gustan los hombres lentos ni perder tiempo. Por lo tanto, responde preguntas con velocidad, lo quiere tranquilizar con que folla como una perra. Además, se pone en pie, le muestra la figura y alimenta quemazones en la zona de juego. Observa el suelo, él entiende lo que ella está sugiriendo. Es así que deja su polla desnuda a la altura de un mentón fibroso y dispuesto a succionarlo entero. Las Exquisitas Mamadas de la muchacha agigantan las venas, él está enloquecido, no consigue pensar en otra cosa que en atravesar las carnes de esa ramera.

A volar

Parece que la cachonda alista los motores de la polla para una follada épica. Cuando le da suficiente calor como para despegar, se sienta sobre el rostro y espera. Él recarga las baterías de ese coño con lamidas intensas, la Guarra Putita divirtiéndose bambolea las caderas. Por otro lado, el cachondo conoce el agujero, cual pista donde posicionará su helicóptero carnal la inspecciona entera. El piloto está listo, la ensarta y controla el vuelo con astucia. Aumenta el ajetreo a medida que la chica gime como puerca. Puesto que la cachonda abre sus huecos al goce, cuando se presentan turbulencias no duda en coger la pista trasera. Y es que los Anales Feroces le apasionan, él la sigue en el juego y maniobra su elemento. Dispone de buen control de su polla, pavoneándose recorre el coño con venas gruesas. Por suerte, no se registra una caída de esa nave, el aterrizaje es en el sitio adecuado y ella goza cada instante.