Yegua Lesbiana Domada Y Jineteada

0 views
0%

Primero las chicas deciden reunirse a pasar buenos momentos. Son amigas desde hace mucho tiempo, se adoran y disfrutan compartiendo. Es así que en la cama miran hazañas de jinetes y la curiosidad aumenta. Una de ellas tiene establos, es experta y le conversa sobre cada aspecto. Mientras que la blonda indaga en las prácticas ecuestres, admira el talento de su acompañante. Le propicia halagos, explica que tiene problemas para conseguir Cabalgatas Feroces PornHub. Y es que le falta práctica, nadie le ha enseñado, se siente desamparada. Así que su amiga no tarda en colocarla en un plano de fantasía, la hace pensar que ese colchón es el campo más bello para pasear en un purasangre.

Coge las riendas

Frente a la insegura chiquita, su amiga se comporta como una buena profesora. Le da lecciones, deben sentarse, con las rodillas separadas e imaginar el caballo más fibroso. Desde atrás ella se coloca para ver cómo se menea la alumna, cruza sus brazos en el vientre y la estimula. Es así que la muchacha bambolea su pelvis, puede hasta sentir el rechinar del animal bajo su dominio. Excitada por ese juego voltea para besar a su inteligente amiga, la respuesta que recibe es exquisita. Y es que la blonda mira mucho más que caballos en su ordenador, los Vídeos XXX Lésbicos son su pasión. Empapada coge las riendas de la calentura, desnuda pechugas y estimula con sus manos. Parece que esa yegua novata está provocando sus calores más peligrosos, la quiere domar con ajetreo impiadoso.

Doma suave y jineteada intensa

Ya sea por gusto o por carácter la blonda no espera permisos. Ingresa en el coño de la chica, con mordiscos leves y chupadas embebidas en saliva la apacigua. Empapada la cachonda aguarda que la monte como  hace con los caballos, es una cochina. Mientras que le da sexo oral el ambiente coge humedad, está impregnado de aromas. Por lo tanto, como en el campo, ella cual experta se monta. En el rostro de la chica la Guarra Blonda Meneándose hace piruetas, es una experimentada jinete. Desliza la pelvis por toda la cara, el clítoris roza la nariz generando sus gotas más espesas. Parece que le ensañará a montar yeguas, se agolpa contra ella. Refregándose rebota en ese cuerpo, ella es dominante y la inexperta goza el ajetreo.

Retorciéndose la castaña se entrega a su ama, con las piernas cosquilleando aúlla. Las calientes posturas la vuelven loca, imagina cabalgatas aún más veloces y para ello debe acomodar la montura. Así que se dirige nuevamente a la pelvis de la muchacha, la chupetea como si organizara futuros galopes salvajes.

 

From:
Date: febrero 9, 2020